2
Publicado el 26 Marzo, 2016 por Victor Manuel González en Extraño
 
 

Broma peligrosa

El pesado bromista lanzar por la ventana de una hamburguesería, hacia el interior del local, nada menos que un amenazante cocodrilo de más de un metro de longitud
(Ilustración: ROBERTO FIGUEREDO BELLO)

(Ilustración: ROBERTO FIGUEREDO BELLO)

Por Víctor Manuel González Albear

Aunque con reacción lenta, la justicia floridana ordenó a la Policía estatal la detención de un bromista irresponsable que pudo haber sido causante de una desgracia mayor.

El daño no pasó de copas y platos rotos, además de algún que otro golpe que sufrieron los parroquianos y empleados de un establecimiento de comidas rápidas propiedad de la cadena estadounidense Wendy´s. Afortunadamente el susto no llegó a provocar infartos de miocardio, aunque no era para menos.

Resulta, y aquí viene el meollo del cuento, que el pesado bromista aprovechó el momento en que el empleado iba en busca del pedido que le había hecho desde el área de servicio a automóviles, para lanzar por la ventana de la hamburguesería, hacia el interior del local, nada menos que un amenazante cocodrilo de más de un metro de longitud.

Aquello fue el acabose.  Sin embargo, gracias a la evacuación en estampida todo el mundo logró ponerse a salvo, hasta que llegaron los encargados de capturar al peligroso saurio.

Tampoco fue difícil para los agentes identificar y capturar -con su gorra de pelotero y carita de “yo no fui”-  al ahora acusado de asalto con agravante de arma mortal, además de hurto, posesión y transporte de un cocodrilo. También el juez le ha prohibido la entrada a establecimientos públicos y portar cualquier tipo de arma.

Nada que, de que los hay…


Victor Manuel González

 
Victor Manuel González