0
Publicado el 5 Abril, 2016 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Ciudades raras

La novedad que traemos ahora a los seguidores de este espacio, es una muestra de ciudades verdaderamente extrañas, que la mayoría de nosotros tal vez ni podría imaginar su existencia, o peculiar condición

 

extrañasA cargo de la Redacción Digital
Ilustración de ROBERTO FIGUEREDO BELLO

Pues sí, aunque uno se haya pasado la vida viajando o  mirando fotos –antes en bibliotecas y ahora en internet- de infinidad de ciudades grandes o pequeñas, antiquísimas  o ultramodernas en las cuatro esquinas del mundo, es muy probable que siempre quedarían algunas por ver. Es que la humanidad se ha pasado la vida construyendo –desgraciadamente también destruyendo- y existe una miríada de esos conglomerados urbanos, muy difícil de abarcar en la experiencia vital de cualquier persona.

Pero estamos hablando de las urbes, digamos, más o menos normales, comunes y corrientes, salvando las diferencias, a veces enormes, de las estéticas que corresponden a distintas culturas y épocas, expresadas también, y de modo muy evidente, en la arquitectura.

Sin embargo la novedad que traemos ahora a los seguidores de este espacio, no es una noticia más o menos reciente sino una muestra de ciudades verdaderamente raras, que la mayoría de nosotros tal vez ni podría imaginar su existencia, o peculiar condición.

Bien por el motivo que les dio origen, por el abandono que sufrieron, por increíbles problemas urbanísticos no resueltos, o por vaya usted a saber por qué, algunos de estos lugares parecerían más cercanos a una creación de ciencia ficción que a la realidad monda y lironda de nuestro entorno conocido.

Claro, dejamos constancia de que no fuimos los del equipo de la Redacción digital de Bohemia los descubridores de estos lugares por nuestra exploración sobre el terreno. No, francamente, los encontramos ya descritos y mostrados en otros sitios de internet dedicados a curiosidades, a veces insólitas. O sea que si ya usted pasó por algunos de esos entretenidos rincones del ciberespacio este cuento le parecería viejo; pero si no, podemos apostar que le va a resultar interesante. Ya nos lo dirá.

Veamos ahora los tales lugarejos de marras. Y comencemos por:

La ciudad de basura: Manshiyat Naser

basura-Manshiyat-NaserSe afirma que la nada atractiva ciudad egipcia de Manshiyat Naser basa su economía en una actividad de escasa preferencia para la mayoría de los mortales: procesar la basura de los más 10 millones de habitantes de El Cairo. Sin embargo, aunque pudiera considerarse una labor que contribuye a la higiene de quienes aportan los desechos, la propia deja mucho que desear. Dicen que allí no hay agua potable ni electricidad, y los animales corren libres entre las enormes pilas de basura. Cada familia, que por cierto vive en la pobreza extrema, procesa un tipo de basura, ya sea plásticos, metales u otros tipos de objetos reciclables. No tenemos noticias de si ya tienen todas las plazas cubiertas, o si hay vacantes; aunque dudamos que a usted le interese averiguar

La ciudad abandonada: Thames Town

abandonada-Thames-TownSi bien tampoco nos consta por experiencia propia, se cuenta que dado el vertiginoso desarrollo de la economía China durante las últimas décadas, surgieron ciudades que luego, al variar el movimiento del mercado, sufrieron el éxodo de sus pobladores hacia otros destinos y quedaron abandonadas. Así, se habla de varias llamadas ciudades fantasmas. Una de ellas es la que en su día fue bautizada como Thames Town. Esta urbe en particular se construyó con una estética similar a la del uso en Inglaterra –no nos pregunte por qué, pero puede suponerse que era el gusto de quienes invirtieron en la actividad económica que la hizo nacer- y fue terminada en 2006. Algún tiempo después fue –de hecho- evacuada y hasta el momento sigue completamente vacía. Se dice que solo van por allí parejas de recién casados que desean tomarse fotografías en el “paisaje inglés”.

Una ciudad cerrada: Zarechny

cerrada-ZarechnyCuentan que durante la Segunda Guerra Mundial, la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas cerró varias ciudades con fábricas de municiones e investigaciones nucleares. También que, dado el carácter secreto de tales actividades militares, fueron  borradas de los mapas y ningún extraño pudo volver a  entrar a ellas. Luego de culminada la guerra casi todas volvieron a abrirse, pero… algunas habrían continuado cerradas. Y Zarechny sería una de ellas. Según la fuente, cuya total credibilidad tampoco nos consta, esta urbe rusa aún permanece bloqueada para los forasteros, debido a supuestos experimentos con energía nuclear.

La ciudad del ajedrez: Elistá (Chess City)

ajedrez-Elistá-Chess-CityLa República de Kalmukia, es parte de la Federación Rusa, tiene una denominada ciudad del ajedrez construida por el presidente local: Kirsan Ilyumzhinov, quien gobernó el lugar desde 1993 hasta 2010. Se cuenta que el personaje amaba tanto el ajedrez que en tan pronto se convirtió en presidente de esta república al borde del Mar Caspio, comenzó a mover los hilos para llevar a Elistá el Campeonato del Mundo de Ajedrez. Él tenía entonces sólo 31 años y un patrimonio millonario, según se afirma conseguido tras la caída del socialismo soviético, a través de una compañía ruso-japonesa de compraventa de coches. Las obras se concluyeron en menos de un año. Desde entonces, funciona como un complejo hotelero y es el lugar donde se disputan torneos de ajedrez a nivel nacional e internacional. Tras 17 años en el poder, Ilyumzhinov dejó la presidencia de Kalmukia, pero se quedó al mando de la Federación Internacional de Ajedrez (Fide). La ciudad tiene un domo en el centro y varias casas alrededor. Se cuenta también que el personaje trató de transmitir a sus conciudadanos creencias propias sobre la existencia de extraterrestres. Incluso ha declarado que en 1997 él fue abducido por los ovnis y que los extraterrestres le habrían llevado a dar una vueltecita mística por el espacio en su platillo volador. Pese a todo, el tipo dio un gran impulso a la recuperación de la vernácula cultura calmuca y del budismo. Como presidente de la Federación Mundial de Ajedrez, ha invertido cientos de millones de dólares en convertir esta pequeña y empobrecida república en la meca de los jugadores de ajedrez, que se estableció allí como asignatura escolar obligatoria. Hay más… pero hasta aquí.

La ciudad utópica: Auroville

utópica-AurovilleAunque cuesta trabajo creerlo, nos cuentan que la ciudad hindú de Auroville no utiliza el dinero y tampoco tiene propiedad privada. Se dice además que los de allí  viven según sus propias reglas, sin autoridad o liderazgo colectivamente acatado. Muchos turistas llegan cada año para observar el lugar y el edificio principal, al centro del poblado, es el Matrimandir, un templo gigantesco con una cúpula geodésica forrada en discos color oro. El sitio no defiende ninguna religión en particular y está abierto al público. La ciudad es bastante amigable al turismo y tiene diversas posadas y restaurantes que pueden aprovecharse durante una estadía en el lugar. Dan ganar de pasar por allí, ¿usted no cree?

La ciudad cementerio: Najaf

cementerio-NajafY finalmente, al menos en esta muestra que pudiera ser más amplia porque rarezas sobran, una gran ciudad… del más allá. Aledaño a la urbe iraquí de Najaf se encuentra Wadi Al Salam, el cementerio más grande del mundo. Mide el doble que el Central Park de New York y se contabilizan cerca de 5 millones de personas con residencia horizontal eterna en aquel campo santo. Se dice que tras la explosión de enfrentamientos armados en la región, unos 200 cuerpos llegan cada día para recibir sepultura en aquella necrópolis gigante. Se cuenta además que, como enterrar a los familiares es caro, muchas personas roban espacios o dejan varios cuerpos juntos. En fin, un lugar al que creemos, al menos la mayoría de los encantados con la vida, no nos interesaría mudarnos. (Con información y fotos de varios sitios de internet)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital