0
Publicado el 11 Febrero, 2017 por Victor Manuel González en Extraño
 
 

Ojo por ojo…

La antigua ley del talión, como principio jurídico de justicia retributiva, imponía un castigo similar al crimen cometido, y en igual sentido de reciprocar un daño equivalente al que lo causó, suele hablarse de la “venganza china”. Sin embargo, nos enteramos por la BBC de que al parecer el mismo principio de “ojo por ojo”, se aplica también en la “venganza india”, al menos para reprimir los demasiado frecuentes delitos sexuales.

Es así que, sin pelos en la lengua, la actual ministra de Recursos Hídricos de la India, Uma Bharti, afirmó que, cuando era ministra del estado de Madhya Pradesh entre 2003 y 2004. ordenó a la Policía que torturara sin clemencia alguna a sospechosos de violación.

“Le decía a la Policía que colgara a los violadores patas arriba y los golpeara tan fuerte hasta que gritaran”, declaró Bhatri durante un discurso público.

Bharti realizó los comentarios mientras hacía campaña por un político local en la ciudad de Agra, en el estado de Uttar Pradesh. Allí recordó el caso de una madre y su hija que fueron violadas por un grupo de hombres en julio de 2016 en la ciudad de Bulandshahr. La ministra indicó que el Gobierno de Uttar Pradesh no había hecho justicia para las víctimas.

“Los violadores deben ser torturados delante de las víctimas hasta que pidan perdón”, insistió la ministra, alegando que los acusados de violaciones tienen que pagar por sus crímenes con el sufrimiento. “Sobre sus heridas debe frotarse sal y chile, hasta que griten”, agregó.

Sus revelaciones sobre las torturas han resonado fuertemente en la India: en ese país cada año se registran decenas de miles de casos de violaciones, aunque defensores de los derechos humanos sostienen que la cifra real puede ser mucho más alta debido a que la mayoría de las víctimas calla acerca de lo sucedido.

La sociedad india está especialmente sensibilizada sobre el tema de la violencia sexual después de la violación y el asesinato brutal de una joven en un autobús en Nueva Delhi a finales de 2012. El incidente generó un estado de conmoción nacional que obligó a las autoridades a reformar la legislación respecto a los delitos sexuales.


Victor Manuel González

 
Victor Manuel González