0
Publicado el 7 Julio, 2017 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Chico quinceañero logra casarse con novia septuagenaria, o…

El joven, Selamet Riyadi, se enamoró apasionadamente de Rohaya binti Kiagus Muhammad Jakfar.(Foto: eltelegrafo.com.ec)

El joven, Selamet Riyadi, se enamoró apasionadamente de Rohaya binti Kiagus Muhammad Jakfar.(Foto: eltelegrafo.com.ec)

Dicen que el amor es una cosa esplendorosa, que es ciego,  que no tiene edad… y muchos etcéteras. Prueba al canto es la historia  que nos trae AFP desde una aldea de Indonesia, donde un muchacho quinceañero amenazó con suicidarse si no le permitían casarse con su adorada novia… de 73 años.

Por el momento no hay muchos más detalles, pero ya comenzaron a llegar las primeras imágenes y las compartimos, con la información hasta ahora disponible.

Por fin, el adolescente indonesio de 15 años logró casarse con su novia septuagenaria, pues su familia temió que de no complacerlo pudiese llevar a cabo su amenaza de suicidio, esto es al menos lo que están informando los medios este jueves y por supuesto la noticia pica, y se extiende.

La boda religiosa se celebró el pasado fin de semana, y la historia mantiene en vilo a las redes sociales en ese país, con la mayor comunidad musulmana del mundo.

El chico le pidió la mano a esa divorciada en dos ocasiones. "Selamet es demasiado joven para casarse, pero acabamos casándolos porque amenazaba con suicidarse. (Foto: eluniverso.com)

El chico le pidió la mano a esa divorciada en dos ocasiones. “Selamet es demasiado joven para casarse, pero acabamos casándolos porque amenazaba con suicidarse. (Foto: eluniverso.com)

El joven, Selamet Riyadi, se enamoró apasionadamente de Rohaya binti Kiagus Muhammad Jakfar hace cinco meses, cuando la anciana se ocupó de él que estaba enfermo de malaria.

El chico le pidió la mano a esa divorciada en dos ocasiones. ‘Selamet es demasiado joven para casarse, pero acabamos casándolos porque amenazaba con suicidarse’ explicó el jueves a la AFP Cik Ani, jefe de la aldea de Karang Endah, en el sur de la isla de Sumatra.

‘Dado que el chico es menor, decidimos que la boda fuera privada’ y celebrada por un religioso, explicó el jefe de la aldea. Una forma de ‘evitarles cometer un pecado’ añadió Ani en referencia a las relaciones sexuales fuera del matrimonio.

‘Nos amamos, me ha dicho que estaba locamente enamorado’ aseguró la septuagenaria a periodistas tras la ceremonia en la aldea, situada en el distrito de Lengkiti.

No se comentó nada de si la drástica exigencia del novio incluiría alguna esperanza de tener descendencia, lo que quizás no sería imposible, pero parecería menos probable, habría que ver.  Si nos enteramos de algo más, también lo compartimos.


Redacción Digital

 
Redacción Digital