0
Publicado el 18 Julio, 2017 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Divorcio informático chino

Seis meses de textos sin respuesta fueron evidencia suficiente para que la juez determinara que la pareja carecía de una buena relación
Divorcio informático, por no responder sms.

(Foto ilustrativa: st.depositphotos.com)

Se ha dicho que vivimos tiempos digitales, donde las nuevas tecnologías de información y comunicación van determinando cada vez más el curso de las vidas de miles de millones de personas.

Sin embargo, todavía sueña extraño que un tribunal conceda el divorcio ante la evidencia de que uno de los cónyuges ignoró reiteradamente los mensajitos de texto del otro, o al menos que no les dio respuesta alguna.

Pero, créalo o no, acaba de publicarlo el diario chino  ‘Ming Pao’ y lo reproduce el bien informado portal actualidad.rt. com . Veamos los detalles del cuento.

Una corte de la ciudad de Hsinchu (Taiwán, China) concedió el divorcio a una mujer que demostró que su marido la ignoraba. Lo peculiar del caso es que como prueba fueron presentados los mensajes de texto leídos pero no respondidos en la aplicación de mensajería Line.

La cascada de mensajes no respondidos duró seis meses. En la aplicación Line, al igual que WhatsApp, se indica con el doble tic azul que el receptor ha leído el mensaje. Dicho tic sirvió de evidencia.

También quedó sin respuesta oportuna un mensaje en que la mujer, identificada como la señora Lin, le avisaba a su marido que había sido internada en un hospital tras sufrir un accidente de coche. El esposo le escribió uno o dos meses después del siniestro, pero no para preocuparse por su salud, sino para preguntarle algo respecto a su perro e informarle de que le había llegado correo. No obstante, una vez fue a visitarla al hospital.

Además ha trascendido que Lin cubría la mayor parte de los gastos de la familia porque su cónyuge no tenía trabajo regular. La familia del marido restringió el tiempo que ella podía permanecer en la ducha y la cantidad de agua caliente que podía usar, dado que la pareja vivía en su domicilio.

La corte falló que la falta de comunicación virtual era una evidencia de que el matrimonio de cinco años, que es el segundo para Lin, “no puede repararse“. La jueza indicó que “una pareja normal no debería tratarse de esa forma” y que los mensajes en Line “muestran que las dos partes no tienen una buena comunicación”. El esposo de Lin, quien no se presentó a la audiencia en la corte, se reserva el derecho de apelar. La prensa local se hizo eco del fallo la semana pasada.

Bien, no sabemos si habrá apelación, o no, pero a la luz de las evidencias, parece muy poco probale. La moraleja es que si usted tiene interés en mantener su pareja, preocúpese por dejar constancia de ello, al menos respondiendo los SMS.


Redacción Digital

 
Redacción Digital