0
Publicado el 14 Julio, 2017 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Muere igual que el protagonista de su novela

El cadáver del Jean-Michel Lambert, el primer juez del irresuelto caso del 'pequeño Grégory', tenía en la cabeza una bolsa de plástico atada con un pañuelo
Jean-Michel Lambert, escritor y polémico juez francés, muere en circunstancias parecidas al personaje de su novela. (Foto: actualidad.r.com)

Jean-Michel Lambert, escritor y polémico juez francés, muere en circunstancias parecidas al personaje de su novela. (Foto: actualidad.r.com)

¿Habrá casualidad en este extraño caso? ¿O será convertir la ficción en realidad? Tal vez la novela era realidad narrada con final adelantado. Veamos la historia y sus penosos antecedentes.

Jean-Michel Lambert, escritor francés y el primer juez del caso del ‘pequeño Grégory’, fue hallado sin vida la noche de este 11 de julio en su casa de Le Mans (Francia) en circunstancias que evocan la muerte de un personaje de su última novela.

El cuerpo de ese magistrado jubilado tenía en la cabeza una bolsa de plástico atada con un pañuelo y las primeras versiones de la investigación que apuntan a un suicidio, informan medios franceses.

Destinos paralelos

Las circunstancias de la muerte de Jean-Michel Lambert recuerdan a las de un personaje de su novela ‘Témoins à charge’ (‘Testigos de cargo’), que terminó antes de fallecer. El protagonista de esa historia, que se asemeja al difunto exjuez, se suicida para “salvar” su reputación y descubren su cuerpo “con la cabeza cubierta con una bolsa de plástico” y una botella de whisky vacía próxima “a los pies de una silla”, recoge ‘La Montagne’.

La diferencia es que el finado no dejó ningún escrito para explicar su decisión, mientras que su personaje se pregunta en una carta “¿cómo podría continuar mi lucha en este clima de sospecha?” y expresa esperanzas de que su “sacrificio en el altar de la calumnia” movilice “nuevas energías para asumir y continuar” su lucha.

El misterioso caso del ‘pequeño Grégory’

Los padres de Grégory Villemin lloran delante del ataúd de su hijo durante su funeral, 20 de octubre de 1984. (Foto:actualidad.rt.com)

Los padres de Grégory Villemin lloran delante del ataúd de su hijo durante su funeral, 20 de octubre de 1984. (Foto:actualidad.rt.com)

Lambert fue el primer juez instructor del caso por el asesinato de Grégory Villemin, que nunca se resolvió y se convirtió en uno de los crímenes más enigmáticos de Francia. En octubre de 1984, el cadáver de ese niño de cuatro años apareció atado de pies y manos en un río de Los Vosgos, al nordeste de ese país.

Un mes después, un primo del padre del menor fue acusado y, posteriormente, liberado. El progenitor de Grégory, convencido de que era el asesino, mató a su familiar con una escopeta de caza y fue condenado a cuatro años en prisión. Posteriormente, señalaron como culpable a la madre del joven, pero en 1993 la absolvieron por falta de pruebas.

Desde entonces, el caso ha sido reabierto en varias ocasiones: la última vez, hace un mes. Lambert, se ocupó del asunto entre 1984 y 1987, ha sido criticado en repetidas ocasiones por los posibles errores múltiples que rodearon la investigación desde que comenzó.

Al parecer, el escritor y polémico juez decidió terminar sus días como Chacumbele -“el mismito se mató”-, o mejor, como el atribulado protagonista de su novela, o sea, “el mismito”. Rarezas sobran en este mundo.

(Con información de actualidad.rt.com)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital