0
Publicado el 16 Noviembre, 2017 por Redacción Digital en Extraño
 
 

EEUU: verdugos no pudieron ejecutar a un reo

(Foto ilustrativa de ejecución con inyección letal en EEUU: hoy.com.py)

(Foto ilustrativa de ejecución con inyección letal en EEUU: hoy.com.py)

No es la primera vez que los verdugos no pueden matar a un condenado a muerte. Al menos en EEUU se dice que es la tercera vez que esto ocurre allí. En esta caso porque al parecer el reo no tenía sangre en las venas, o por lo menos porque no pudieron encontrárselas. Veamos como lo cuenta el despacho de Prensa Latina fechado en Washington

La ejecución del preso norteamericano Alva Campbell, prevista para este miércoles en el estado de Ohio, fue interrumpida tras la imposibilidad de los verdugos para administrarle la inyección letal.
Según reportes de prensa, no se pudieron encontrar las venas del reo, de piel blanca, 69 años de edad y con un delicado estado de salud por una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Pasadas las 10:00 hora local, los victimarios del Centro Correccional del Sur de Ohio trataron de insertar líneas intravenosas en ambos brazos de Campbell y en una de sus piernas, pero después de 25 minutos decidieron suspender las acciones.

Esta es la tercera vez en la historia reciente de Estados Unidos que se detiene una ejecución posterior al comienzo del procedimiento, agregaron las informaciones periodísticas.

John Kasich, gobernador de Ohio, decidirá si reprograma el castigo letal o deja que el preso termine sus días de vida en el llamado corredor de la muerte. Hace ocho años, en dicho territorio se suspendió la ejecución de Romell Broom por el mismo motivo y ahora está prevista para junio de 2020.
Campbell, quien cumplió dos décadas de cárcel por asesinar a un hombre en un bar en 1972, fue detenido en 1997 por un robo a mano armada.

Una vez apresado, fingió sufrir parálisis corporal para ser trasladado en una silla de ruedas a los juzgados, donde redujo a la agente del sheriff que le custodiaba y le robó el arma.

Entonces, asaltó a Charles Dials, de 18 años de edad, a quien obligó a conducir su auto durante unas dos horas hasta que decidió matarlo de un disparo en la cara.

Finalmente, Campbell fue detenido tras el asesinato y condenado a muerte un año después.

Un caso que parece tomado de un thriller policiaco, aunque la realidad a veces es más siniestra que la ficción.

Redacción Digital

 
Redacción Digital