0
Publicado el 2 Noviembre, 2017 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Promesas electorales extravagantes

Un político nicaragüense ha prometido, si es electo, pasear 400 elefantes por Managua para "hacer realidad el sueño de Rubén Darío"
¿Elefantes paseando por Mangua?

(actualidad.rt.com)

Se sabe que algunos candidatos son capaces de prometer cualquier cosa con la esperanza de captar el voto de incautos. Lo difícil de imaginar es hasta donde puede llegar la extravagancia de esas promesas. Veamos un par de ellas en el escenario de un proceso electoral centroamericano.

Este 5 de noviembre, Nicaragua celebrará elecciones municipales en todo el país, pero en Managua destaca un candidato por sus extravagantes propuestas: Ariel Montoya, de Alianza por la República (APRE).

En 2012, ese partido solo obtuvo el 0,23 % de los votos así que, para aumentar ese resultado, Montoya ha lanzado una serie de promesas en Facebook que han generado una amplia repercusión.

Propuestas extravagantes

El poeta y periodista Ariel Montoya fue secretario privado del expresidente Enrique Bolaños, quién gobernó ese país centroamericano entre 2002 y 2007.

Entre sus propuestas, destaca el hecho de pasear 400 elefantes por la capital nicaragüense para “hacer realidad el sueño de Rubén Darío” o congelar el lago de Managua para que los menores “puedan patinar sin discriminación”.

 Elecciones municipales nicaragüenses

El próximo domingo, los nicaragüenses elegirán 6.088 cargos entre alcaldes y vicealcaldes de los 153 municipios del país, así como sus concejales titulares y suplentes.

Actualmente, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) está al frente de 134 alcaldías, incluida Managua, y los pronósticos indican que mantendrá esa línea, sobre todo después luego del triunfo del Daniel Ortega en los comicios presidenciales de 2016.

De la República neocolonial cubana

Las extravagantes promesas “poéticas” del candidato nica hacen recordar las de un famoso representante de la fauna politiquera en la Cuba de la República neocolonial. Aquel, en un afiebrado discurso ante electores de un pueblecito rural ofreció construir un puente sobre el río,  si resultaba electo. Alguien le gritó que en aquel lugar no había río. Sin inmutarse el veterano camaján aclaró: Pues entonces les construiremos el río.

(Con información de RT)

Guardar


Redacción Digital

 
Redacción Digital