0
Publicado el 17 Abril, 2018 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Orinan en botellas por miedo al despido

Para documentarse y escribir un libro sobre salarios bajos en territorio británico, este autor trabajó en el lugar durante jornadas de 10 horas en las que llegó a caminar más de 16 kilómetros al día
Trabajadores de Amazon en R.U. orinan en botellas por no perder el empleo/ RT

(actualidad.rt.com)

Se conocen ejemplos modernos de disciplina e intensivismo laboral fuerte, y entre los extremos pudiera considerarse este que nos cuenta RT en Español.

Personal laboral de un almacén de Amazon en Rugeley (Staffordshire, Reino Unido) tiene que hacer pis en recipientes vacíos por el miedo a perder el trabajo si van al baño, según ha denunciado un investigador de condiciones laborales e informa el diario británico The Sun.

Ese recinto mide alrededor de 65.000 metros cuadrados —área de nueve campos de fútbol— y varios de sus 1.200 empleados tardan 10 minutos en acercarse a alguno de los dos aseos que se encuentran en la primera de las cuatro plantas del edificio.

“La gente orinaba en botellas porque temía ser castigada o despedida por inactividad”, detalla James Bloodworth, la persona que averiguó esta situación.

“La gente orinaba en botellas porque temía ser castigada o despedida por inactividad”, detalla James Bloodworth, la persona que averiguó esta situación

Para documentarse y escribir un libro sobre salarios bajos en territorio británico, este autor trabajó en el lugar durante jornadas de 10 horas en las que llegó a caminar más de 16 kilómetros al día.

Bloodworth comprobó que Amazon controla a sus empleados en todo momento y compara que el depósito se asemeja a una prisión con escáneres de tipo aeroportuario en donde cachean al personal por si ha robado algo.

Esa firma también prohíbe llevar sudaderas con capucha, gafas de sol y teléfonos móviles por motivos de seguridad.

Por su parte, un portavoz de Amazon comentó que la empresa “se asegura que todos los empleados tengan fácil acceso a los aseos, que se encuentran a poca distancia de sus puestos de trabajo” y describió el ambiente laboral como “seguro y positivo”, con “sueldos competitivos y beneficios desde el primer día”.

O sea, pudiera caber aquello de que “una cosa piensa el borracho y otra el bodeguero”, solo que en este cuento es evidente que alguien no dice la verdad, y no parece ser quien vivió la experiencia e hizo la denuncia.


Redacción Digital

 
Redacción Digital