3
Publicado el 12 Junio, 2018 por Redacción Digital en Extraño
 
 

¿Conoces esta insoportable costumbre de Trump?

Trump rompe periódico/ (Caricatura en washingtonpost.com)

(Caricatura en washingtonpost.com)

De (casi) todo se entera uno, a la corta o a la larga. Siempre aparece alguien que hace el cuento, aunque se trate -¿o sobre todo?- de los malos hábitos de “trabajo” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump

No es noticia, y mucho menos rara, que el impredecible mandatario tiene malas costumbres, y con bastante frecuencia se hacen evidentes algunas de ellas. Pero en esta oportunidad se trata de algo que ocurre en la intimidad del despacho oval de la Casa Blanca, donde empleados muy bien pagados  se ven obligados a restaurar con cinta adhesiva la documentación oficial que debe ser preservada en el archivo de la Administración, pero que el caprichoso mandatario suele romper en pequeños trozos.

Así fue contado a Politico  por Solomon Lartey, quien pasó los primeros cinco meses de la administración Trump trabajando en el Old Executive Office Building, de pie sobre un escritorio con trozos de papel extendidos frente a él.

Lartey, quien gana un salario anual de $ 65.969 como analista de gestión de registros, es un funcionario de carrera del gobierno estadounidense, con casi 30 años en su haber. Pero nunca había visto algo como esto en ninguna administración anterior para la que había trabajado. Otro de sus colegas, Reginald Young Jr., quien trabajó como analista senior de gestión de registros, dijo que durante más de dos décadas de servicio al gobierno, nunca se le había pedido que hiciera tal cosa.

Armados con rollos de cinta adhesiva transparente, Lartey y todos sus colegas del departamentpo examinaron grandes cantidades de papel picado y los volvieron a armar, dijo, “como un rompecabezas”. A veces los papeles habían sido cortados por la mitad, pero otros estaban rasgados en pedazos tan pequeños que parecían confeti.

Fue un proceso minucioso que resultó de un choque entre los requisitos legales para preservar los registros de la Casa Blanca y el hábito extraño y persistente  del presidente Trump de romper documentos cuando termina con ellos, lo que algunas personas describieron como su peculiar “sistema de archivo” no oficial.

Según la Ley de Registros Presidenciales, la Casa Blanca debe conservar todos los memos, cartas, correos electrónicos y documentos que el presidente toque, enviándolos a los Archivos Nacionales para su custodia como registros históricos. Entonces auque el presidente se dé el extravagante lujo de destruirlos, como de todas maneras esos papeles tienen que ser archivados, los bien pagados empleados no tienen otra opción que enfrentarse a este proceso meticuloso de unir los trozos, para guardarlos.

Asimismo, los funcionarios lamentan que con calificación y sueldos destinados a hacer cosas mucho más importantes tengan que enfrentarse a tareas como estas.

Con información de Público)


Redacción Digital

 
Redacción Digital