4
Publicado el 31 Agosto, 2018 por Redacción Digital en Extraño
 
 

¿Más enamorados los que discuten más?¿Por qué?¿Cómo?

Discutir puede hacer a una pareja más fuerte y aún más unificada, pero solo si ambas partes ven la discusión como una oportunidad de crecimiento, no una posibilidad de lastimarse entre sí
Pareja discutiendo/ lavidalucida.com

(Foto: lavidalucida.com)

Sí, la verdad es que suena bastante extraño eso de que las parejas que discuten mucho resultan ser las más enamoradas, pero veamos lo que razonan al respecto especialistas en Psicología.

Todas las parejas tienen discusiones, pero es la forma en que estas tienen lugar la que puede hacer más fuerte, o romper la relación. Los expertos en matrimonio y amor coinciden en que, las discusiones son correctas y totalmente normales en una relación (en realidad, pueden enriquecer la comprensión y el respeto de dos personas) aunque ocurran constantemente, pero siempre que lo hagan bien. Y según las experiencias de psiquiatras, parejas que discuten mucho son las que suelen estar más enamoradas. Ahora bien ¿Por qué y de qué manera?

 

Algunas parejas son realmente buenas para discutir. Pueden expresar su punto de vista mientras se mantienen tranquilos y comprensivos. La mayoría de nosotros, sin embargo, tiene un montón de pequeños hábitos que pueden hacer que los argumentos sean dañinos.

Durante una discusión, algunas parejas tienden a levantar la voz, llamar con otros nombres, decir cosas hirientes, etc. – esto es desafortunado cuando lo piensas porque estas parejas terminan lastimándose en vez de resolver cualquier cosa.

Aunque es humano de nosotros sentirnos emocionados o quedar atrapados en el calor del momento, es importante tener en cuenta que los estilos desagradables, groseros o insalubres pueden generar una brecha permanente entre tú y tu pareja.

“Una pelea saludable es causada por diferentes perspectivas o por un defecto insignificante y se puede resolver fácilmente con una disculpa. Una pelea no saludable se trata de algo que no se puede cambiar o algo mezquino solo para causar tensión y ejercer un poder negativo sobre la otra persona “, asegura Margaux Cassuto – Experto en relaciones

Pero ¿cómo?

Entonces, a ti que discutes mucho con tu pareja y al final del día siguen juntos, pero sienten que podrían hacerlo mejor, ¿cómo puedes tener una discusión saludable (productiva) con tu pareja y no volverla una discusión tóxica? Revisa los consejos a continuación.

1. Tómate un momento para pausar

Las parejas que luchan productivamente tienden a ser más conscientes de sí mismas. Saben que nada bueno sale de una reacción inmediata. Entonces, en cambio, dan un paso atrás antes de responder.

Consejo: al tomarse un segundo para respirar y estar presente en el momento, te permite no reaccionar tan apresuradamente y abordar el problema con calma.

2. Tomen turnos para hablar (sin gritar)

Las parejas que han dominado el arte de discutir toman las cosas con calma al abordar conversaciones difíciles con un tono suave y reconfortante. Permiten que una persona hable mientras que la otra (verdaderamente) la escucha.

Consejo: Haz que la intención de hablar con calma y respeto al comienzo de la discusión aumente drásticamente las posibilidades de un resultado favorable, mientras que las incipientes interrupciones son más difíciles de procesar.

3. Ten en cuenta tus señales no verbales

Voltear los ojos durante una discusión no solo es grosero, sino que le dará a tu pareja la sensación de que no te importa y que no son dignos de ser escuchados.

Consejo: En cambio, haz que las acciones de tu cuerpo reflejen cómo te sientes realmente con respecto a tu pareja (fuera de la discusión). Incluso las cosas que son sutilmente despectivas pueden dejar un impacto.

4. Establecer las reglas básicas

Establece algunas reglas básicas desde el principio para evitar golpes bajos o decir algo que lamentes durante una discusión.

Consejo: Algunas reglas pueden ser “no nos interrumpiremos” “escucharemos al otro” “estaremos abiertos a la perspectiva del otro” No se trata de ser correcto ” ” haremos encontrar un terreno común “” nuestro objetivo final debe ser resolver el problema”.

5. El momento correcto

Abordar los problemas a medida que surgen. Algunas veces las cosas nos molestan y dejamos que se pudran dentro. Para cuando se plantea la discusión, ya lo hemos configurado para que falle. Eso es porque, después de unos días, o incluso semanas de enconarse, los sentimientos con respecto a un tema en particular ahora tienen una carga emocional aún mayor.

Consejo: si tú y tu pareja discutir mucho por medios de mensajes de texto o correos electrónicos, evítenlo. Esto realmente puede empeorar las cosas y es más confuso porque la persona no puede escuchar tu tono y ver tus expresiones faciales, lo que deja mucho margen para interpretaciones erróneas.

6. Nunca olvides que eres un equipo

Incluso durante las peleas más tensas, las parejas saludables nunca olvidan que son un equipo. Tu compañero está de tu lado. No pierdas de vista eso.

Consejo: Recuerda siempre que no importa cuán enojado te sientas, la vida y tu relación continuarán después del problema. Esto te ayudará a mantener las cosas en perspectiva cuando trates de superar el problema y evitar daños duraderos.

7. Una oportunidad de aprendizaje

Toma la discusión como una oportunidad de aprendizaje. Obtén una nueva comprensión sobre ti y tu pareja. La extracción de información y conocimiento de una pelea permitirá el crecimiento para ambos.

Consejo: No desperdicies una discusión al no aprender de ella. Cuando ocurre un problema, generalmente es porque algo no está bien. En lugar de ponerte a la defensiva y echar la culpa, primero mírate a ti mismo y ve si hay algo que puedas mejorar. El autocrecimiento es infinito.

8. Encuentra el humor

Trata de tomarlo con calma adoptando un enfoque desenfadado ante un problema. El humor ayuda mucho a promover la curación si eres parte de una de esas parejas que discuten mucho.

El tacto puede comenzar una discusión, mientras que el contacto visual puede hacerle saber a tu pareja que está presente y escuchando.

Consejo: Un toque cálido (genuino) en el brazo, la mano, el hombro, etc. calmará a tu pareja, eliminará la tensión y transferirá una sensación de paz entre sí.

Sabemos que es difícil cambiar la forma en que interactuamos con otra persona (y mucho menos cambiarnos) y aún más cuando estamos envueltos en una acalorada discusión. Sin embargo, estamos aquí para decirte que es posible y, en última instancia, vale la pena.

Discutir puede hacer a una pareja más fuerte y aún más unificada, pero solo si ambas partes ven la discusión como una oportunidad de crecimiento, no una posibilidad de lastimarse entre sí. Entonces, haz la intención de cambiar la forma en que discutes, incluso si solo se trata de 2 de los 9 consejos anteriores. Solo trabaja en eso, porque te garantizamos que obtendrás los beneficios. (En La Vida Lúcida: Las parejas que discuten mucho resultan ser las más enamoradas)

Bien, hasta aquí el porqué y el cómo, según las experiencias de expertos, pero puede estarnos faltando lo más importante: tu opinión, que si lo deseas puedes compartirlas con otros lectores y lectoras; también nos ayudaría a conocer mejor el interés sobre los temas que seleccionamos para este espacio. En cualquier caso, gracias por leernos.


Redacción Digital

 
Redacción Digital