0
Publicado el 30 Enero, 2019 por Redacción Digital en Extraño
 
 

El abrazo le rompe una costilla… y le salva la vida

Que el amor cura lo puede asegurar una mujer británica que, gracias a un abrazo que le rompió una costilla, descubrió que sufría una grave enfermedad antes de que fuera demasiado tarde.
Abrazo le fractura costilla y le salva la vida/ /voxpopulinoticias.com.mx

(Foto: /voxpopulinoticias.com.mx)

Un abrazo demasiado fuerte de su marido le salvó la vida a Sarah Williamson, una mujer británica que sufría una grave enfermedad sin saberlo, según explicó ella misma a los medios del país.

Todo sucedió cuando su esposo, Richard, la abrazó en el día de su 37.º cumpleaños. El abrazo fue tan fuerte que le rompió una costilla. Y si lo que debía ser un gesto de cariño terminó en una fractura, la rotura de la costilla, que en principio parecería un desgraciado accidente, cambio para bien la vida de Sarah.

“Ese abrazo resultó ser muy afortunado. Sucedió cuando tenía que suceder. Oí un crujido, y mi esposo también lo oyó, y ambos pensamos: ‘¿Qué ha sido eso?'”, relató Williamson. Añadió que, antes del incidente, durante un año había experimentado dolores en el pecho y en el hombro, lo que atribuía a una lesión deportiva.

Sin embargo, cuando fue al médico para que le examinaran la costilla, el diagnóstico fue mucho más grave que una simple fractura, pues, tras una serie de pruebas, le diagnosticaron mieloma, o cáncer de médula ósea.

“Muchas personas tienen la enfermedad entre 6 y 12 meses antes de que se la diagnostiquen. Si [el diagnóstico] hubiera tardado algunos meses más, eso podría haber tenido un impacto en mi tratamiento”, reveló la mujer.

La británica fue sometida a seis meses de quimioterapia y a un trasplante de células madre. Luego participó en un ensayo clínico con el uso del medicamento lenalidomida, llevado a cabo bajo la dirección del profesor Graham Jackson, del Hospital Freeman de Newcastle.

La droga todavía se encuentra en estado experimental, por lo que su uso es limitado. Ahora, gracias al tratamiento con lenalidomida, la enfermedad de Sarah Williamson está remitiendo desde hace dos años. “Este medicamento me ha ayudado a recuperar mi vida y la estoy disfrutando al máximo”, comenta.

Los resultados de las pruebas de lenalidomida demuestran que el medicamento es capaz de prolongar la remisión en más de dos años en pacientes más jóvenes con mieloma, y en pacientes de edad avanzada la remisión duró más de un año. Asimismo, el fármaco demostró reducir el riego de progresión o de muerte en más del 50% en ambos grupos.


Redacción Digital

 
Redacción Digital