0
Publicado el 17 Febrero, 2019 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Novio por internet le estafa cinco mil euros y… ¡el final es increíble! (+fotos)

Novia estafada por internet/ Foto: La Verdad

(Foto: La Verdad)

Una mujer alemana se quedó en el aeropuerto durante tres días a la espera de que llegase su amado, a quien solo conocía por internet desde un año atrás y le había prometido casarse, pero descubrió que había sido estafada… Esta es la historia.

Heide Mareke Rachidi se quedó plantada en el aeropuerto internacional paraguayo Silvio Pettirossi, esperando a un hombre solo visto en fotografías, quien le había dicho llamarse Blas Antonio Bogado, que supuestamente era militar, le  prometió matrimonio y vivir juntos en Paraguay; pero nada de eso era cierto

La mujer ilusionada se disponía a encontrarse con su amado, por lo que emprendió el viaje; sin embargo mientras realizaba el tránsito en Sao Paulo (Brasil), el supuesto novio, la sorprendió con la inesperada noticia de que la relación se había terminado, y cuando la mujer aterrizó por fin en territorio paraguayo, descubrió definitivamente que había sido estafada.

El sujeto le había enviado las fotos de otra persona y falsos datos de identidad; pero el farsante no solo le rompió el corazón, sino que además, en diferentes envíos, ella le había enviado al menos 5 mil euros, equivalente a 5,650 dólares, para los gastos de la supuesta boda y habilitación del nidito de amor en Asunción.

Luego de que la infeliz y desconsolada novia plantada se pasó tres días con sus noches llorando a lágrima viva en aquel indiferente aeropuerto, totalmente desorientada y hasta pidiendo dinero para comer. las autoridades del lugar la atendieron y la pusieron en contacto con la Policía.

Y como según se dice: “no hay crimen perfecto”, gracias a la cédula que el estafador utilizó para recibir el dinero, pudo ser identificado, y se descubrió que se trataba realmente de Daniel Céspedes, un preso de la Penitenciaría de Tacumbú que cumple una condena de 25 años por homicidio doloso.

Se sospecha que el malandrín pudo haber tenido cómplices beneficiados con el engaño a la crédula germana, y hasta que tal vez ella no fuese la única víctima.

Moraleja del cuento: si los cariñitos virtuales son gratis, pueden servir de entretenimiento a quienes no tienen mejores ocupaciones para su tiempo; ah, pero compromisos y dinero de por medio ¡peligro! porque las redes no le dicen a nadie que haga papel de bobo, y tampoco aceptan reclamaciones. ¿Y tú qué opinas?

(Con información de La Verdad)

 

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital