0
Publicado el 17 Septiembre, 2019 por Redacción Digital en Extraño
 
 

¿Descansamos en paz?

Después de muertos nos seguimos moviendo

A esa conclusión llegó la investigadora Alyson Wilson, luego de haber vigilado la degradación de los restos de un donante en una 'granja de cuerpos' australiana.

Los cadáveres cambian su posición “significativamente” a causa de la descomposición, dijo este viernes a AFP la médica forense australiana Alyson Wilson, que observó ese proceso en un cuerpo humano durante 17 meses. Un hallazgo que podría tener implicaciones para policías y patólogos de todo el mundo.

Wilson descubrió que las manos del difunto, inicialmente cerca del torso, se movieron hacia los lados. Opina que esto se debe al hecho de que “el cuerpo se momifica y los ligamentos se desecan”.

Los resultados del estudio, que vieron luz en la revista Forensic Science International: Synergy en agosto, van a ayudar a los detectives, aseveró Wilson: “Mapearán la escena del crimen, mapearán la posición del cuerpo de la víctima, mapearán cualquier evidencia física que se encuentre y podrán entender la causa de la muerte”.

Asimismo, indicó que el cuerpo cuya descomposición observaba pertenecía a un donante y estaba en la Instalación Australiana para Investigación Experimental Tafonómica, (AFTER, por sus siglas en inglés).

Fundada en el 2016 y conocida como ‘la granja de cuerpos’, AFTER dispone de 70 cadáveres y no tiene análogos en el hemisferio sur.

Para llevar a cabo su investigación, la especialista viajó tres horas desde Cairns a Sydney (Australia) cada mes para verificar el progreso del cadáver, uno de los 70 almacenados en sa única “granja de cuerpos” del Hemisferio Sur, que se encuentra en un lugar secreto de matorrales a las afueras de la ciudad más grande de Australia.

Wilson y sus colegas estaban tratando de mejorar un sistema de uso común para estimar la hora de la muerte utilizando cámaras de lapso de tiempo y, en el proceso, descubrieron que los cuerpos humanos realmente se mueven significativamente.

La graduada de criminología de la Universidad CQ dice que comenzó su proyecto único después de un viaje a México para ayudar a clasificar los restos esqueléticos de la era maya.

Estaba fascinada con la muerte de un niño y siempre me interesó cómo se descompone el cuerpo después de la muerte”, narra.

“Supongo que eso se produce al ser criado en una granja y ver morir al ganado y observar ese proceso”, dijo.

“Una vez que observé un movimiento en un estudio anterior, comencé a investigar y no pude encontrar ningún lugar del mundo que buscara cuantificar el movimiento, así que pensé que estaba bien, voy a hacer esto”.


Redacción Digital

 
Redacción Digital