0
Publicado el 20 Febrero, 2020 por Redacción Digital en Extraño
 
 

¿Misteriosa coincidencia, o mensaje?

Sortija perdida hace casi medio siglo en EE.UU. aparece bajo suelo de Finlandia

Una sorprendente coincidencia relacionada con la decoración de la sortija hace que la dueña del anillo crea que el hallazgo encierra un mensaje para ella.
Sortija perdida en EE.UU. hace 47 años, aparece en Finlandia

El anillo encontrado en un bosque de Finlandia en enero de 2020.
facebook.com/Marko Saarinen / RT

Un anillo de plata perdido en la ciudad de Portland (EE.UU.) en el año 1973 ha sido hallado este año en un bosque de Finlandia, reportan los medios estadounidenses. La sortija fue encontrada en enero pasado y devuelta a su dueña gracias a las inscripciones que se podían leer en su interior. Asimismo, un detalle de su decoración generó una soprendente coincidencia.

El finlandés Marko Saarinen halló el anillo a una profundidad de unos 20 centímetros cuando rastreaba con detector de metales el suelo de un bosque cercano a la ciudad de Kaarina. La pieza tenía escrito el nombre de una escuela secundaria (Morse High School), las cifras 1973 y las iniciales SM.

El hombre supuso que podía tratarse de un anillo de graduación, por lo que contactó con la comunidad de alumnos de esa escuela a través de su página de Facebook. Como solo hubo una persona con estas iniciales que se graduara aquel año, Shawn Mckenna, la comunidad informó del hallazgo a su viuda, Debra McKenna.

Para sorpresa de esta, el anillo perteneció realmente a su marido. Debra, de 63 años, contó a los medios que su esposo le regaló la joya poco después de la graduación, cuando todavía eran novios, y ella lo perdió ese mismo año.

“Fui al baño y me loquité para lavarme las manos“, contó a los periodistas. El anillo quedó olvidado en el lavabo y cuando ella volvió para buscarlo, ya había desaparecido.

Debra se confesó muy feliz de recuperar el regalo de su esposo, con quien tuvo tres hijos y compartió 40 años de su vida hasta su fallecimiento en 2017. Asimismo, una peculiar coincidencia en la historia del hallazgo le hace pensar que su difunto marido está intentando mandarle un mensaje. 

El anillo está decorado con barcos, por el nombre no oficial de la escuela, ‘Shipbuilders’ (constructores navales, en español), mientras que el hombre que encontró el anillo trabaja precisamente en la construcción de buques.

“Me está diciendo que me organice, que continúe con el resto de mi vida”, afirmó Debra.


Redacción Digital

 
Redacción Digital