0
Publicado el 18 Abril, 2020 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Vuelo en solitario

Una extraña experiencia de ser el único pasajero

Los vuelos casi vacantes se convirtieron en la norma para las aerolíneas estadounidenses, a pesar de una reducción drástica en la cantidad de aviones que ponen en el aire cada día, ya que el tráfico de pasajeros disminuyó como consecuencia de la pandemia de coronavirus en todo el mundo.
Vuelo en solitario

foto: Reuters

Cuando el fotógrafo de la agencia británica Reuters Carlos Barria abordó el vuelo 4511 de American Airlines en el Aeropuerto Nacional de Washington Ronald Reagan hacia la ciudad de Nueva Orleans para cubrir una información, él era el único pasajero en el avión de 76 asientos.

“Hubo algunos momentos extraños”, dijo Barria.

Uno de ellos fue en el que el agente de la puerta de embarque anunció de forma rutinaria el proceso formal de embarque solo para recordar que Barria era el único pasajero que abordaría, o también cuando el piloto se acercó a su asiento para explicarle personalmente un retraso en el despegue debido a un problema mecánico, en lugar de anunciarlo por el sistema de parlantes de la nave.

Las dos azafatas invitaron a Barria a sentarse en un asiento de primera clase e hicieron la demostración de seguridad solo para Barria.

“Sentí que tenía que prestar atención”, dijo.

Los vuelos casi vacantes se convirtieron en la norma para las aerolíneas estadounidenses, a pesar de una reducción drástica en la cantidad de aviones que ponen en el aire cada día, ya que el tráfico de pasajeros disminuyó como consecuencia de la pandemia de coronavirus en todo el mundo.

American Airlines, por ejemplo, un día realizó 119 vuelos desde el Aeropuerto Nacional de Washington; ocho de esas salidas tenían solo un pasajero (incluyendo el de Barria) y muchos solo unas cuantas pensonas, dijo un funcionario de la aerolínea. El mismo día del año pasado, American operó 254 vuelos desde el propio aeropuerto.

“Muy pronto, incluso nos quedaremos sin personal para cancelar los vuelos”, dijo el vicepresidente senior de Estrategia de redes de American Airlines, Vasu Raja.

La Administración de Seguridad del Transporte de Esstados Unidos (TSA, por sus siglas en inglés) pasó por el control de rayos a 129.763 viajeros el viernes frente a 2,48 millones el mismo día hace un año, según los datos diarios que proporciona en su sitio web.

Las aerolíneas estadounidenses, que dicen que están quemando dinero en efectivo todos los días, pidieron ayuda del gobierno para poder cumplir con el pago de salarios y garantizar personal capacitado una vez que la crisis de salud disminuya y la demanda se recupere.

para un solo pasajero

foto: Reuters

Los asistentes de vuelo continúan haciendo su trabajo, a pesar de que algunos dijeron que temen contraer el virus e infectar a las familias en riesgo en el hogar.

Una de las azafatas en el vuelo de Barria expresó que volaría desde Nueva Orleans a su ciudad natal, Miami, donde debía llevar a su padre a un tratamiento contra el cáncer, por supuesto, después de su rotación de cuatro días que incluía dormir en hoteles todas las noches.

“Nuestros gobernantes quieren que sigamos brindando un transporte aéreo seguro durante esta crisis … necesitamos continuar volando según lo solicitado y atender a aquellos que necesitan viajar”, dijo el presidente ejecutivo estadounidense Doug Parker en un mensaje de video la semana pasada.

En un esfuerzo por proteger a los pasajeros y a la tripulación, las aerolíneas redujeron los servicios de bebidas y refrigerios, aumentaron los procedimientos de limpieza de la cabina y permiten a los asistentes de vuelo usar guantes, aunque no se les da barbijos (nasobuco o marcarillas).

Al final del vuelo, Barria tuvo una sensación de camaradería con la tripulación.

“Les agradecí por lo que hacen y me agradecieron por lo que yo hago”, dijo.

(fuente: Reuters)

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital