1
Publicado el 1 Octubre, 2020 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Foto en WhatsApp reúne a familia tras 26 años

Se trata de una joven de 28 años que perdió a sus padres en el genocidio que se cobró miles de vidas en el país africano de Ruanda
Publica foto en WhasApp de cuando era niña y recupera a su familia tras 26 años de soledad

Fotos en Crónica

Grace Umtoni, o realmente Yvette Mumporeze gracias un ‘milagro’ de las redes sociales recuperó a su familia tras 26 años de soledad.

La joven quedó huérfana cuando era una pequeña de tan solo 24 meses. En 1994 sus papás fueron víctimas del genocidio que se cobró miles de vidas en Ruanda.

Umtoni, que no conocía su verdadero nombre, publicó fotos suyas de niña en grupos de WhatsApp, Facebook y Twitter, con la esperanza de que algún pariente la reconociera y pudiera reunirse con el.

Todos sus intentos anteriores había fracasado, cuando había intentado a través de cauces más formales. Lo único que la enfermera de 28 años sabía de su historia es que la habían llevado a un orfanato en Kigali, la capital ruandesa, después de encontrarla en el barrio de Nyamirambo. También fue acogido allí su hermano, de 4 años, que murió después.

En Ruanda hay miles de niñoscomo ella, que perdieron a sus padres entre las 800.000 víctimas que se estima dejó la matanza sistemática de miembros de la etnia tutsi y hutus masacrados en cien días de genocidio. Muchos siguen buscando a su familia.

Le llegó por WhatsApp su familia perdida tras 26 años
Enncuentra a su familia tras 26 años

Fotos en Crónica

Tras publicar varias fotos, aparecieron algunas personas que dijeron ser parientes suyos, sin que ella lo creyera; pero pasaron meses hasta que apareció alguien que de veras parecía serlo.

Antoine Rugagi vio las fotos en WhatsApp y contactó con ella para decirle que se parecía mucho a su hermana, Liliose Kamukama, muerta en el genocidio.

‘Cuando lo vi, yo también noté que nos parecíamos’, le dijo Umtoni a BBC. ‘Pero solo las pruebas de ADN podían confirmar si éramos parientes, así que nos hicimos unas en Kigali ‘, aseguró la muchacha.

Umutoni viajó desde el distrito de Gakenke, donde vive, mientras que Rugagi llegó desde Gisenyi, en el oeste, para que pudieran recoger los resultados juntos.

Resultó ser un gran día para ambos, ya que las pruebas revelaron un 82% de posibilidades de que ambos fueran familia. ‘Estaba impactada. No pude contener mis ganas de expresar mi felicidad. Todavía hoy pienso que estoy en un sueño. Fue el milagro por el que siempre había rezado’, concluyó Umtoni.

Su recién hallado tío le contó que el nombre que le pusieron sus padres tutsis era Yvette Mumporeze.

¿Te gustó esta historia? Si deseas compartir tu comentario puedes hacerlo aquí mismo.

(Fuente: Crónica)


Redacción Digital

 
Redacción Digital