1
Publicado el 7 Enero, 2021 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Niña pasa seis años innecesarios en silla de rueda

La menor sufrió un "daño significativo" debido a las exageraciones de su progenitora
Compartir
Imagen ilustrativa de una niña en silla de ruedas

Imagen ilustrativa de una niña en silla de ruedas, tomada de gennymobility.es

La Justicia británica falló en contra de una mujer que crió a su hija “físicamente normal” como una niña discapacitada tras sobredimensionar una serie de comportamientos y síntomas. El dictamen fue emitido recientemente por un tribunal de Londres, informan medios locales.

La jueza Justice Judd señaló que la menor sufrió un “daño significativo” debido a las exageraciones de su progenitora frente a los médicos, quien habría “perpetuado la noción” de que la niña padecía varias condiciones de salud que incluso la obligaron a utilizar silla de ruedas durante seis años.

Según el reporte, la menor, que ahora tiene 12 años, fue sometida a “investigaciones y evaluaciones excesivas” que desencadenaron tratamientos con medicamentos que aparentemente no eran necesarios. Uno de ellos habría afectado su vista provocando una grave interrupción en su educación escolar.

Inicio de las sospechas

Las sospechas comenzaron en 2018 cuando los médicos cuestionaron diagnósticos pasados. Posteriormente, la niña fue enviada a casa para ser evaluada por una unidad especializada, al tiempo que se iniciaba una investigación sobre protección infantil.

Los servicios sociales argumentaron que, aparentemente, desde 2011 la madre había ofrecido datos exagerados o incorrectos a los médicos sobre la salud y el comportamiento de su hija, perpetuando la idea de que la niña tenía “epilepsia y autismo incontrolados”, así como otras enfermedades.

“Ella no tiene un diagnóstico de epilepsia activa […] no tiene ningún rasgo de autismo […] Ella es físicamente bastante normal y enérgica”, expresó Judd al referirse al estado de salud de la menor involucrada, quien habría sufrido convulsiones cuando era muy pequeña.

Por otra parte, la jueza consideró legítimas las preocupaciones de la mujer en cuanto a su hija, explicando que ese factor pudo haberla llevado a “interpretar en exceso” los problemas médicos, pero a su vez mencionó que su actitud había ido “mucho más allá” de lo razonable.

“No puedo decir en este punto qué fue lo que llevó a la madre a retratar a su hija con tantos problemas, ya sea un sistema de creencias distorsionado provocado por la ansiedad, un anhelo de ayuda de una forma u otra, una manifestación de angustia más generalizada o algo completamente diferente”, agregó Judd.

Mientras duran las investigaciones, la menor fue trasladada desde hace varios meses a vivir temporalmente con otros familiares, pero aún no se ha determinado quién se hará cargo de su cuidado a largo plazo.

Fuente: RT

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital