0
Publicado el 19 Febrero, 2021 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Salvados por su gata que olfateó la fuga de gas

Un especialista de la compañía gasística local confirmó que había un escape y que podría haber derivado en una posible explosión o en un incendio.
Compartir
Gata Lilly

Foto Twitter @KGWNews

La gata Lilly, adoptada por una familia de Lake Oswego (Oregón, EE.UU.), detectó una peligrosa fuga de gas cerca de una válvula de la chimenea, y se convirtió en una heroina.

Sandi Martin, la dueña,  jugaba con su mascota en la sala de estar, cuando se dio cuenta de que ella había olfateado algo y se dejó llevar por las acciones de la gata.

Fue así como el animalito le ayudó a descubir el escape que de no ser advertido y eliminado hubiese podido provocar una explosión de consecuencias imprevisibles.

La historia es reportada en Twitter por Cat Adoption Team, la entidad donde vivía antes el animal.

“Me acerqué al lugar que indicaba Lilly y olí, había olor a gas natural. Era muy tenue, así que no me fiaba mucho de mi nariz. Entonces le pedí a mi marido que oliera, y él también lo olió”, cita la agencia UPI las palabras de dueña de la casa, que se mostró muy sorprendida por la habilidad de la felina para captar la anomarlidad y alertar del peligro.

Al cerciorarse del problema, la pareja llamó enseguida a su compañía de gas. La empresa recomendó apagar todos los aparatos, incluyendo sus celulares, así como abrir  ventanas y  puertas para que saliera todo el gas, en tanto ellos acudían a reparar el desperfecto.
Confirmada pertinencia del oportuno alerta de Lilly

Al llegar a la casa, un especialista de la compañía confirmó que, efectivamente, había una fuga de gas que podría haber derivado en una posible detonación o un incendio de no haberse tomado las medidas preventivas.

“Puso a prueba todas las demás fuentes de gas, salió al exterior, cortó la tubería del gas allí y la tapó y apagó la chimenea.

“Pero realmente fue ella [Lilly] la que nos salvó la vida”, comenta Martin.

Se supo además que la ahora famonsa gata tiene otra particularidad inusual, ya que tiene 21 dedos, en vez de los 18 habituales. También y lamentablemente que el animal sufre el virus de la leucemia felina, una enfermedad incurable que podría mermar su vida.

Pero aunque su existencia ya no sea muy larga, Lilly demostró con su fino olfato e inteligente iniciativa de alerta, un antiguo y valedero slogan de los cuerpos de bomberos: un incendio siempre puede evitarse.  ¿Qué opinas?

Fuente: RT

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital