0
Publicado el 23 Abril, 2021 por Redacción Digital en Extraño
 
 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL BAR

Barman sin coronavirus, prepara cócteles, café… y bromea (+VIDEO)

El robot creado por una empresa suiza podría ayudar a evitar riesgos de contagios en medio de la pandemia de coronavirus.

Barney el barman robot

¡Hola Barney, ¿me sirves un cafecito? ¿Qué te parece  el culebrón de la Superliga?

Este diálogo con el barman puede ocurrir en cualquier café. Y no tendría mayor curiosidad si no fuese que el diligente camarero en este caso es un robot. Que, por cierto, no necesita nasobuco ni distanciamiento

Sí, porque este Barney, es un robot camarero que desarrolló la empresa suiza F&P Robotics.  Es capaz de mezclar bebidas, preparar café, desinfectarse e incluso hablar.

Se promueve por sus creadores que además, podría ayudar a evitar riesgos de contagios, en tiempos de pandemia,  informa RT

El Barney puede mezclar 16 licores y 8 refrescos para los clientes que hacen sus pedidos a través de teléfonos móviles. Además de ofrecer cerveza y vino espumoso.

También está disponible una versión, capaz de elaborar diferentes tipos de café.

Ambas versiones tienen la opción de ser cargadas con audio, por lo que Barney puede hacer “bromas” sobre que le ofrecieron un papel en la última película de ‘The Terminator’, por ejemplo. Al mismo tiempo, es capaz de desinfectar su propio brazo robótico. El precio de cada modelo ronda los 140.000 dólares.

Al parecer, pese a ser caro, el barman inteligente tiene éxito de mercado

A pesar del precio, los desarrolladores aseguraron que el dispositivo despertó un gran interés entre hoteles, bares y centros comerciales. Hasta el momento, la compañía ha vendido el ingenio a clientes de China y Omán. “Creemos que Barney puede ser una atracción divertida, puede llevar a la gente a un bar porque se mueve constantemente y es muy diferente”, señaló el director de ventas de la empresa, Gery Colombo.

“Estamos recibiendo el doble de [solicitudes de] consultas en comparación con el año pasado. Definitivamente podría ser una ventaja para los clientes que quieren un camarero que pueda trabajar las 24 horas al día, que pueda servir exactamente las bebidas que los clientes quieren, reduciendo al mismo tiempo el contacto humano”, explicó.

Pero…

Bueno, lo de Barney está bien, pero más de un habitual de la barra extrañaría siempre los oídos amables al otro lado del mostrador. Siempre dispuestos a escuchar las penas de amores del parroquiano, con expresión comprensiva y hasta cómplice.

¿Podría con eso el robot?


Redacción Digital

 
Redacción Digital