0
Publicado el 13 Octubre, 2021 por Redacción Digital en Extraño
 
 

Adornos de jardín eran auténticas esfinges egipcias

Compartir
Esfinges del Antiguo Egipto

Las esfinges egipcias vendidas por la casa de subastas británica Mander Auctioneers. / Foto en RT

La casa británica de subastas Mander Auctioneers vendió el pasado sábado dos estatuas con forma de esfinge. Adquiridas de una familia del condado de Suffolk, sin sospechar su verdadero valor, informa RT.

La familia se puso en contacto con la entidad para deshacerse de algunas pertenencias de su antigua vivienda en el curso de una mudanza, y entre los objetos figuraban estas dos estatuas que decoraban su jardín, relató a los medios locales el subastador James Mander.

Mander Auctioneers estimó que las esfinges eran “modelos para jardín del siglo XIX tallados en piedra” y fijó el precio inicial del lote en entre 300 y 500 libras esterlinas (408 y 680 dólares).

Sin embargo, durante la subasta descubrió que eran mucho más valiosos, ya que, efectivamente, no eran una mera réplica, sino originales que pertenecían a la época de Antiguo Egipto.

una suma 500 veces mayor que el precio inicial

Sus colegas de otra casa de subastas se percataron de la verdadera antigüedad del lote y lo compraron por 195.000 libras esterlinas (265.400 dólares), una suma 500 veces mayor que el precio inicial.

El nombre del comprador no suele revelarse, pero se sabe que es una entidad internacional seguramente conocedora del verdadero valor de esas piezas.

Ambas esfinges, de más de un metro de largo, no se encuentran en buen estado, y, además, fueron reparadas con hormigón por sus últimos dueños. Ellos trataron de completar así la parte que faltaba bajo la cabeza de una de las estatuas.

La familia, que las tuvo todo este tiempo en su jardín, contó que las adquirieron hace unos 15 años por varios cientos de libras esterlinas, en Anglia Oriental. No podían sospechar que eran auténticas esfinges egipcias.

“Hubo algo de interés antes de la subasta durante la vista previa, pero, realmente, no teníamos ninguna indicación de su valor hasta que comenzó la subasta”, confesó Mander.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital