0
Publicado el 5 Mayo, 2015 por LUCÍA SANZ en Filatelia
 
 

Apuesta por la cubanía (I)

Por: LUCÍA SANZ ARAUJO

La emisión consta de dos piezas impresas en offset. Su diseño pertenece a Ricardo Monnar.

La emisión consta de dos piezas impresas en offset. Su diseño pertenece a Ricardo Monnar.

Si los amantes de una manifestación artística no pueden “quejarse” por su reflejo en el ámbito filatélico en los últimos tiempos son los que aman el ballet. Y este 2015 no constituye la excepción pues durante el primer trimestre del año se han puesto en circulación dos emisiones.

La más reciente* fue dedicada a conmemorar el centenario del debut en nuestro país de la legendaria bailarina rusa Ana Pávlova tuvo como acompañante una interesante exposición en la sede del Museo Nacional de la Danza de Cuba, en La Habana.

Mas centraremos nuestro comentario en la emisión que le precedió -comenzó a circular el 6 de marzo- dada su trascendencia pues con ella se festejó el 75 aniversario de Dioné, primer ballet clásico con música de un autor cubano. Estrenado el 4 de marzo de 1940 en el Teatro Auditorium de La Habana, tuvo a Alicia Alonso como artista invitada, en el rol titular, de Dioné; a Fernando Alonso, como el príncipe Girom; así como a Cuca Martínez, Newcomb Rice y Antonio Martínez. Su coreografía fue creada por el búlgaro George Milenoff; los diseños por Federico Villalba, en tanto la Orquesta Sinfónica de La Habana fue dirigida por el Maestro Gonzalo Roig. Como puede percatarse, todo un elenco de primera línea.

Al respecto, expresaría la Alonso: “…fue para mí una experiencia muy especial, que me permitió acercarme y trabajar con personalidades de la música cubana – como Eduardo Sánchez de Fuentes y Gonzalo Roig…” “Recuerdo haberle oído comentar al propio maestro Sánchez de Fuentes que el argumento original para el que fue creada la música tenía su base en un tema relacionado con los aborígenes cubanos. Creo que varios factores llevaron al autor a utilizar la música en otro argumento”.

Ciertamente, como precisaran la Prima ballerina assoluta y especialistas musicales y de la danza, por aquella época, década del 40 del pasado siglo, se le hacían fuertes críticas al Maestro Sánchez de Fuentes por su interés en vincular la música con la cultura de los primitivos habitantes del archipiélago cubano; a ello sumemos la preferencia estética del coreógrafo –asociaba el ballet a temas europeos y cortesanos- y el gusto de la directiva de la Sociedad Pro Arte Musical, en cuyo grupo de ballet se realizaría la puesta en escena.
Todo lo anterior motivó que tuviera que adaptarse la música a una nueva trama en la cual se narraban los avatares del amor entre la joven Dioné y el príncipe Girom.

*Su primer día de circulación fue el 13 de marzo.


LUCÍA SANZ

 
LUCÍA SANZ