0
Publicado el 19 agosto, 2016 por LUCÍA SANZ en Filatelia
 
 

Por la costa norte, por la costa sur (3)

Quizás la más significativa emisión postal cubana sobre el tema sea la hoja bloque o souvenir por el VIII Congreso de la Federación Filatélica Cubana, la cual comenzó a circular el 13 de noviembre de 1982, con dentado 12.5, tirada de 299 000 ejemplares y un valor facial de un peso

FOTO-HOJA-BLOQUEPor LUCÍA SANZ ARAUJO

Sin duda alguna, el establecimiento de líneas de barcos de cabotaje* que transportasen tanto las mercancías como la correspondencia –en el ya lejano siglo XIX– constituye uno de los hitos del correo en Cuba y ha sido motivo de estudio no solo para los filatelistas sino para los amantes de la historia.

Debe saber que con el vapor nombrado Neptuno se estableció la navegación de cabotaje, en 1819, desde La Habana hasta Matanzas.

Los barcos que con mayor regularidad cubrían ambas líneas de cabotaje fueron: Isabel, Habanero, Cienfuegos, Comandatario, General Dulce, Nuevo Almendares, Moctezuma, Nueva Carolina, Pájaro del Océano, Barcelona, Villa Clara, Manzanillo, Gloria, Argonauta, Valmaseda, Trinidad y Almendares.

Esta última, una de las naves que más tiempo se mantuvo en activo, aparece en un par de emisiones postales cubanas.

Quizás la más significativa sea la hoja bloque o souvenir por el VIII Congreso de la Federación Filatélica Cubana, la cual comenzó a circular el 13 de noviembre de 1982, con dentado 12.5, tirada de 299 000 ejemplares y un valor facial de un peso.

En su diseño, José Antonio Medina armonizó de manera plástica y coherente elementos relativos al correo por barcos de cabotaje: los recorridos por ambas costas, los puntos de recogida y entrega de la correspondencia, las principales marcas empleadas en ambas líneas y dentro del sello el vapor Almendares.

Hasta mucho después…

Varias empresas prestaron sus servicios en el correo de cabotaje al concluir la dominación hispana. Nos referimos a: Menéndez y Compañía (de Batabanó a Santiago de Cuba); Rafael de Arazoza (de Batabanó a Isla de Pinos).

Sobrinos de Herrera (de La Habana a Santiago de Cuba); Gallego Messo y Compañía (de Santiago de Cuba a Guantánamo); A. Collado y Cía (de La Habana a La Fe, en Pinar del Río).

Al comenzar sus funciones el gobierno interventor norteamericano, las dos líneas más importantes eran las de Herrera –con un recorrido de 840 millas– y la de Menéndez y Compañía –con 615 millas–. A partir del 30 de junio de 1900 a la primera se le pagaban 12 000 pesos anuales por la conducción de los envíos postales en sacos cerrados, y a la de Menéndez, 9 000 pesos.

*Cabotaje: tráfico marítimo que se hace por las costas.

 


LUCÍA SANZ

 
LUCÍA SANZ