0
Publicado el 2 Noviembre, 2017 por LUCÍA SANZ en Filatelia
 
 

Con una textura especial

Entre las innovaciones realizadas podemos citar: hologramas; microimpresiones o microtextos; papel fosforescente; tintas metalizadas; además de la impresión de estampillas sobre superficies no usuales

Filatelia. Sello postal de Portugal.Por LUCÍA SANZ ARAUJO

Renovarse o morir. Así reza una máxima que tienen presente muchas administraciones postales, sobre todo en las últimas décadas, cuando la tecnología ha revolucionado las comunicaciones y declinado el envío de la correspondencia a la usanza tradicional.

Se recurre entonces a los más sofisticados adelantos y son incorporados a los sellos y otros efectos postales y/o filatélicos, así logran materiales de altísima factura técnica y estética, capaces de mantener vivo el interés por el coleccionismo; además de atraer a potenciales filatelistas o coleccionistas de novedades.

Entre las innovaciones realizadas podemos citar: hologramas; microimpresiones o microtextos; papel fosforescente; tintas metalizadas; además de la impresión de estampillas sobre superficies no usuales (corcho, goma, metal, madera, seda, cerámica, tejidos…).

A ello sumemos la inclusión de semillas, bordados, pequeños diamantes, cristales de Swarowski, piedras volcánicas, arenas del desierto, estampado en oro de 24 quilates o plata, amén de la adición de olores y sabores como el chocolate, la almendra o la mandarina.

Todas estas técnicas requieren de una tecnología de punta y aunque cuentan con detractores entre los filatélicos más ortodoxos, nadie discute que insuflan un soplo de aire fresco a la Filatelia, pues la enriquecen además de revitalizarla y motivar al coleccionismo.

El pasado 17 de junio, Portugal puso a circular una atractiva emisión dedicada a uno de sus renglones económicos emblemáticos: la industria textil. Está integrada por cuatro sellos (referidos a la seda, la lana, el lino y el hilo de carbono) y una hoja bloque dedicada al algodón.

En esta última, según el correo luso, se utilizó papel tratado por el proceso de flocaje (a fin de destacar la capacidad innovadora del sector textil) consistente en la diseminación de un polvo constituido por fibras muy finas que brindan a las piezas una textura especial, suave al tacto

Especifica el correo portugués que la técnica de fabricación por Flocaje permite imprimir un número limitado de Hojas bloque cada vez, por eso solo es posible la existencia de pequeñas diferencias de color y de colocación de las imágenes, y esto desde luego, aumenta el valor para los coleccionistas.


LUCÍA SANZ

 
LUCÍA SANZ