1
Publicado el 3 Enero, 2018 por LUCÍA SANZ en Filatelia
 
 

FILATELIA: Buscamos oídos receptivos (2)

Nombrada Cuentos Infantiles de La Edad de Oro, comenzó a circular el 20 de julio del año 2000, se confeccionaron 296 880 series completas, y sus valores faciales son de 5,10, 15, 50, 65 y 75 centavos

Filatelia. Edición postal sobre La Edad de Oro.Por LUCÍA SANZ ARAUJO

Nos referíamos en el comentario anterior a la pobre presencia de la literatura martiana, en particular de La Edad de Oro, en nuestra Filatelia, pues hasta la fecha solo se han realizado dos emisiones.

En el caso de la segunda, nombrada Cuentos Infantiles de La Edad de Oro, comenzó a circular el 20 de julio del año 2000, se confeccionaron 296 880 series completas, y sus valores faciales son de 5,10, 15, 50, 65 y 75 centavos. Estas seis estampillas también fueron reunidas en un formato especial —mide 121 x 157 mm— que incluye en color sepia para dar sensación de antigüedad, una foto del Apóstol con su hijo en brazos, además de recrear su mano con una pluma de escribir, elementos que le brindan un valor adicional a la pieza, al enriquecerla tanto desde el punto de vista gráfico como del coleccionismo temático.

Seis fueron los cuentos insertados por el Maestro en los cuatro números de la revista –posteriormente convertida en un libro–: tres de su autoría (“Bebé y el señor Don Pomposo”, “Nené traviesa” y “La muñeca negra”), en tanto los restantes corresponden al francés Laboulaye (“Meñique” y “El camarón encantado”), mientras “Los dos ruiseñores”, está basado en “El ruiseñor”, de Hans Christian Andersen.

Los sellos reproducen versiones de los dibujos de la edición original, excepto “El camarón encantado” y “Los dos ruiseñores”, ¿la razón? ambos no disponen de imágenes en la obra primigenia. No se refleja “Meñique”, en su lugar aparece una reproducción de la portada de LEO, a la cual se le adicionó en el sello un tono dorado en vez del azul original.

Al ser diferente el troquel o medida de los sellos que conforman el formato especial respecto al de los sellos, los dibujos sufrieron cambios y dan la sensación de estar encogidos.

Ver también:

FILATELIA: Buscamos oídos receptivos (1)


LUCÍA SANZ

 
LUCÍA SANZ