0
Publicado el 17 Enero, 2019 por LUCÍA SANZ en Filatelia
 
 

FILATELIA: Cumplidas las expectativas (III)

La primera fue en la emisión puesta a circular el 20 de mayo de 1933 para conmemorar la Invasión de oriente a occidente. La pieza, con el valor facial más alto: 20 centavos, estaba destinada al servicio de certificado

 

Filatelia sello conmemorativoPor LUCÍA SANZ ARAUJO

Entre los monumentos históricos presentes en la muy esperada emisión Aniversario 150 del inicio de las guerras de independencia se halla el Monumento al Soldado Invasor, situado en Mantua, Pinar del Río. Esta es la segunda oportunidad en que es reflejado en la filatelia cubana.

La primera fue en la emisión puesta a circular el 20 de mayo de 1933 para conmemorar la Invasión de oriente a occidente –catalogada por numerosos especialistas militares como el hecho de armas más audaz de la pasada centuria–. La pieza, con el valor facial más alto: 20 centavos, estaba destinada al servicio de certificado.

El dibujo, reproducido con total fidelidad por Julio Díaz Horta, representaba la maqueta de dicha obra, entonces en proceso de construcción. La idea de erigirla partió del abogado y periodista León Brunet, quien en 1919 presentó una moción a la Asociación de Prensa de Cuba la cual fue aprobada y dio lugar a una colecta pública de carácter nacional a fin de obtener los fondos necesarios para sufragarla.

En el concurso convocado al efecto resultó premiado el proyecto del escultor Juan José Sicre y el arquitecto José M. Bens y Arrarte. La inauguración oficial tuvo lugar el 4 de agosto de 1935. Con una altura total de 9.80 metros, su pedestal de piedras de Jaimanitas sostiene en lo alto un caballo de bronce y a un jinete mambí.Filatelia sello invasion

Dos elementos a destacar: en su base, diagonal y escalonada, se aprecia tallado el croquis de la ruta seguida por la columna invasora desde Mangos de Baraguá hasta Mangos de Roque; en el costado derecho se ve el facsímil del Acta Capitular levantada en Mantua, el 23 de enero de 1896, la cual dio por finalizada la epopeya.

Al fundirse la columna que sostiene la escultura se colocaron dentro del hormigón dos botellas lacradas contentivas de monedas y periódicos de la época, algo usual en la década del 30 del pasado siglo.

En la Sala Cuba del Museo Postal Cubano, situado en la planta baja del Ministerio de Comunicaciones, en La Habana, es posible seguir el proceso creativo de la emisión dedicada a la Invasión: bocetos, pruebas, sellos emitidos y los sobres de primer día. Para curiosos: existe una variedad* en este sello de 1933. Se trata de una mancha blanca ubicada a la izquierda de las palmas.

*Variedad: diferencias que pueden presentar las estampillas respecto al original o tipo. Estas pueden darse a causa de fallos en el entintado, introducción de cuerpos extraños en los moldes, desajuste de los mecanismos perforadores, entre otros.

Ver también en Bohemia:

FILATELIA: Cumplidas las expectativas (I)

FILATELIA: Cumplidas las expectativas (II)


LUCÍA SANZ

 
LUCÍA SANZ