0
Publicado el 11 Agosto, 2019 por LUCÍA SANZ en Filatelia
 
 

Filatelia: Con una aroma muy especial

Una singularidad adicional presenta esta estampilla h{ungara: exhala el aroma inconfundible de la paprika, el cual ha sido adicionado en microcápsulas mediante sofisticados medios tecnológicos que por supuesto el correo no detalla.
Compartir
Filatelia, sello, Hungría, Paprika

Por LUCÍA SANZ ARAUJO

Aunque se expende en algunos de nuestros comercios, no constituye un ingrediente común en la cocina cubana. Me refiero al pimentón, condimento en polvo de color rojo obtenido a partir del secado y molido de ciertas variedades de pimientos rojos.

En diversas gastronomías es muy socorrido. Por ejemplo, él le confiere un toque muy particular al pulpo a la gallega, el chorizo, las papas a la riojana y algunos mojos canarios; en Hungría, donde se le conoce con el nombre de paprika, es muy empleado y no se concibe el gulash, considerado su plato nacional, sin su presencia.

Con conocimiento de causa podemos aseverarle que es un guiso exquisito. Quien lo prueba, repite.

Y este producto estelar de la culinaria magiar ha sido homenajeado por el correo de esa nación centroeuropea en una estampilla postal puesta en circulación el 6 de julio de 2012 (forma parte de una emisión postal integrada además por una hoja bloque y otro sello).

Con un valor facial o precio de venta de 130 forintos, tiene como motivo en primer plano, pimientos con los cuales se prepara la famosa paprika o pimentón, mientras de fondo, en un vibrante color rojo aparece la fachada de una institución singular: el Museo de la Paprika, ubicado en la ciudad de Kalocsa, considerada por los expertos como el lugar donde se produce la paprika de mejor calidad.

Esa urbe situada a 142 kilómetros de Budapest, la capital húngara, celebra cada año un festival dedicado al sabroso condimento.

Una singularidad adicional presenta la citada estampilla: exhala el aroma inconfundible de la paprika, el cual ha sido adicionado en microcápsulas mediante sofisticados medios tecnológicos que por supuesto el correo no detalla.

Compartir

LUCÍA SANZ

 
LUCÍA SANZ