0
Publicado el 22 Noviembre, 2021 por Redacción Digital en Filatelia
 
 

Una mascota del servicio postal ferroviario

Desde hace diez años los filatelistas podemos contar con Owney, dibujado con parte de sus medallas por el artista Bill Bond, de Arlington, Virginia
Compartir
perro Owney en sello postal

Owney con algunos de sus múltiples reconocimientos.

Por JUAN HERNÁNDEZ MACHADO

El Servicio Postal Ferroviario se organizó en los Estados Unidos en el siglo XIX. A mediados de la década del 80 se apareció en la Oficina de Correo Ferroviario de Albany, estado de Nueva York, un perro terrier que fue adoptado por los funcionarios, quienes lo llamaron Owney.

El nuevo “funcionario” se fue adaptando a las valijas de correos y a los trenes y, con el tiempo, se convirtió, además de la mascota no oficial de esos empleados en una especie de talismán de buena suerte.

Según datos del Museo Postal de Estados Unidos, entre 1890-1900  más de 80 funcionarios de correo ferroviario murieron en accidentes de trenes, mientras que más de 2 000 quedaron heridos. Pero fue muy interesante el hecho de que ninguno de los trenes en los cuales Owney viajara se accidentara.

Por ello, desde hace diez años los filatelistas podemos contar entre nosotros con Owney, dibujado con parte de sus medallas por el artista de Arlington, Virginia, Bill Bond y emitido el 27 de julio del 2011 como sello autoadhesivo y con la variedad Forever (en este caso, 44 centavos de franqueo).

Esto es una prueba más de la bien apreciada presencia de los animales en los diferentes servicios de correos en el mundo y el reconocimiento a los más destacados a través de sellos y otros elementos postales que enriquecen nuestras colecciones.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital