9
Publicado el 14 Enero, 2022 por Pastor Batista en Fotorreportajes
 
 

Sillas de esperanza

Compartir
Todas las manos en una misma dirección.

Todas las manos en una misma dirección. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Con apenas cuatro añitos de edad y dificultades psicométricas para su desarrollo (secuela de convulsiones horas después de haber nacido) la pequeña Daniela Alejandra Reina González semeja lo que en verdad es: una bellísima princesa muy acomodada en la nueva silla de ruedas que unos “reyes magos” han traído desde el exterior para ella y para unos 200 niños más, residentes en el centro del archipiélago cubano.

Mientras los especialistas preparan la silla, ese peque-ño, al fondo, espera entretenido con mamá.

Mientras los especialistas preparan la silla, ese pequeño, al fondo, espera entretenido con mamá. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Se trata de la segunda donación  de ese carácter que realiza en Cuba la Asociación Refugio de Esperanza, en fraterna coordinación con organizaciones sin ánimo de lucro como la denominada Mozatlan Mission, cuya humana y solidaria ayuda ha llegado a numerosos países.

Todo al detalle, a la medida y comodidad de cada niño.

Todo al detalle, a la medida y comodidad de cada niño. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

“En 2015 mi esposa, mis hijos y yo visitamos a Cuba por vez primera. Yo deseaba mucho hacerlo. Mi padre es de origen cubano. Entonces nos dimos cuenta de las necesidades que hay en este país, de manera que oramos para hallar un modo de ayudar. Así surgió la idea de aportar sillas de rueda para niños necesitados. Comenzamos a contactar con personas para lograr financiamiento. El dinero apareció y en 2017 hicimos donación en La Habana, para la zona occidental. Problemas para adquirir más fondos y luego la Covid impidieron volver antes, pero aquí estamos ahora, en el centro y cuando las condiciones lo permitan queremos ofrecer una tercera ayuda en el oriente, específicamente en Guantánamo.”

Personal de la Cruz Roja Cubana se integra también para ayudar.

Personal de la Cruz Roja Cubana se integra también para ayudar. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Mark Fernández, coordinador de Refugio de esperanza, habla con la pasión de quienes nacen para hacer bien. Por eso, del mismo modo que James Schofield, director de Mazatlán Missions, se mantiene al tanto de los más mínimos asuntos mientras sus colegas de noble causa preparan y ajustan cada silla, o le acaricia el cabello a una niña, carga a otro pequeñín o intenta tranquilizar a un tercero…

Pareciera que se conocen desde siempre y es la prime-ra vez que se ven.

Pareciera que se conocen desde siempre y es la primera vez que se ven. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Desde su radiante trono, Daniela tal vez no repare en esos detalles. Quizás tampoco lo haga Cristhofer Benítez Escalona, a medida que dibuja sobre cartulinas traídas también por esos tíos y primos para que los niños se entretengan hasta que les llegue el momento de recibir su silla.

Dibujando, este niño aguarda por su nueva silla; al fondo, el ómnibus que lo llevará al municipio de Venezuela, donde vive.

Dibujando, este niño aguarda por su nueva silla; al fondo, el ómnibus que lo llevará al municipio de Venezuela, donde vive. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Posiblemente ni padres y abuelos, como la joven Yunieski González, su esposo Kader Reina, la anciana Xiomara Arias o Marbely Escalona, se detengan en este instante a meditar que ese sensible gesto deviene continuidad, despegando el nuevo año, de la solidaridad que siguen promoviendo y concretando hacia Cuba personas, asociaciones, instituciones, organizaciones y otras estructuras de todo el mundo, incluso con participación del propio seno del pueblo norteamericano, como suele ocurrir en estos casos.

Daniela, toda una princesa en su cómodo trono.

Daniela, toda una princesa en su cómodo trono. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Por eso Julia Esther Ferrás Santos, presidenta de la Asociación Cubana de Limitados Físicos y Motores (ACLIFIM) en Ciego de Ávila agradece desde lo más profundo de su ser y exhorta a “seguir tendiendo lazos y puentes de amor y de ayuda así”; Noel Fernández, representante de la Iglesia sugiere “no mirar lo que nos divide, sino buscar lo que nos une”; José Antonio Carvajal, funcionario del Comité Provincial del Partido siente como suya la felicidad de 200 niñas, niños y sus familiares, mientras, próximo a sus siete décadas, un hombre llamado Iluminado Rodríguez Núñez regresará también a su casa más contento que un chiquillo con juguete nuevo. Le faltan las dos piernas. Pero tiene una silla nueva, con dos excelentes ruedas para seguir adelante.

El sexagenario Iluminado Rodríguez observa en silen-cio cómo le ajustan la silla donde seguirá andando hoy mismo.

El sexagenario Iluminado Rodríguez observa en silen-cio cómo le ajustan la silla donde seguirá andando hoy mismo. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Marc Fernández agradece la divina posibilidad de ayu-dar a niños necesitados en la Cuba donde nació su pa-dre.

Marc Fernández agradece la divina posibilidad de ayu-dar a niños necesitados en la Cuba donde nació su padre. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Mediante gestos así, Cuba recibe solidaridad como la que ha esparcido por todo el mundo.

Mediante gestos así, Cuba recibe solidaridad como la que ha esparcido por todo el mundo. (Fotos: Pastor Batista Valdés)

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista