“Juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”
“Juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”

Gabi & Sofi: “Juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”

“Cuando iniciamos éramos los únicos que comercializábamos y producíamos juguetes infantiles. Actualmente, nuestro equipo de mercadotecnia ha hecho investigaciones que evidencian más de 100 emprendimientos o pequeños artesanos en la rama y esto nos alegra muchísimo”.


En la reciente Feria Internacional de La Habana (Fihav 2022), destacó la presencia de actores económicos del sector no estatal cubano. Las pequeñas y medianas empresas fueron unas de las novedades, junto a ellas, otros modelos de gestión defendieron su valía.

Es el caso de Gabi & Sofi, una línea de la cooperativa no agropecuaria Decorarte, dedicada al diseño y fabricación de juguetes didácticos para niños y niñas que, a pesar de reunir las condiciones para convertirse en empresa ha continuado apostando por sus orígenes.

“Nos hemos mantenido como cooperativa no agropecuaria porque jurídicamente está diseñada de una forma que mira más al trabajador como familia, como socio, no así en el caso de las Mipymes. Nuestro clima laboral es ese, el de una familia. Por ahora pensamos mantenernos así, aunque es un reto, porque la cooperativa todavía tiene amarres jurídicos de los que las pequeñas empresas se han desprendido, pero defendemos eso, la familia, como defendemos bajar los costos lo más que podamos para que los juguetes sean asequibles al pueblo y mantener los convenios con hospitales y centros educacionales que patrocinamos para que lleguen a los niños y niñas”, explica César Alain González Herrera, asesor de la presidencia de Gabi & Sofi, en conversación con BOHEMIA.

Dedicada al diseño y fabricación de juguetes didácticos para niños y niñas, Gabi & Sofi ha preferido mantener el modelo de gestión cooperativa en lugar de convertirse en empresa.

Para ellos, esta no fue su primera feria internacional, en sus más de seis años de trabajo han participado en disímiles eventos similares, sin embargo, aseguran que siempre brindan la oportunidad de establecer contactos con la prensa, empresas importadoras y otras que trabajan para el público infantil desde el punto de vista educativo o de salud.

“Se trata también de una plataforma para que las personas vean que los emprendimientos existen y que caben en lugares como estos, que no estamos atados, tenemos un espacio con dignidad. Somos un grupo de emprendedores, una familia que sigue confiando en que juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”.

— ¿Cómo evoluciona Gabi & Sofi? ¿En qué proyectos se encuentran inmersos?

—Seguimos con el objetivo de trabajar para los niños y las niñas, satisfacer sus necesidades de juguetes didácticos, prendas de vestir, diseño y decoración de habitaciones y ahora, además, de música y audiovisuales. Es una responsabilidad muy grande que podemos sostener con un equipo de profesionales muy competentes. También, tenemos vínculos con universidades que nos asesoran metodológicamente.

“Bajo la imagen de Gabi & Sofi estamos trabajando en muchas ideas: espacios decorativos, incluso parques temáticos en los que no solo vemos la imagen de la marca, sino la imagen de Varadero y de Cuba. La música que estamos promocionando tiene de base ritmos cubanos y con ella tratamos de mostrarles a los niños y niñas que además de los géneros que circulan hoy existen los propios nacionales.

“Juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”
Valoran comercializar determinados productos de otras líneas en moneda libremente convertible, a través de Cimex, pero los juguetes se mantienen en moneda nacional.

“Lo más reciente es la incursión en el audiovisual, un nicho de mercado poco explotado en el país, pues no todo el mundo se interesa por la música infantil, es menos comercial, no llena tarimas. Contamos con un equipo de comunicación integrado por directores de programas, realizadores matanceros y cienfuegueros. Nos asociamos con los Estudios Colibrí, donde hemos grabado discos, también con el sello Delfín de Cienfuegos, perteneciente a Bis Music y en esta simbiosis hemos llegado a los Lucas y a los Premios Egrem”.

— ¿Cómo están comercializando sus productos actualmente?

—En el caso de la música en formato CD, a través del sello Colibrí. Además, tenemos tiendas instaladas en siete provincias –en los parques zoológicos, y en el caso de Cienfuegos en establecimientos de gastronomía–, que ahora mismo están cerradas porque aprovechamos el período de cierre e inicio de curso, que disminuye el flujo de personal infantil, para dar mantenimiento.

“Nos encontramos en la etapa final del desarrollo, ya casi terminado, de una tienda virtual que pensamos incluso con dimensión internacional. No hemos hecho el lanzamiento porque queremos que funcione con toda la precisión y para eso hay que arreglar todavía unos detallitos pendientes.

“En estos momentos, realizamos algunas reestructuraciones en la cooperativa, ajustándola a la actualidad económica del país, para cuando reabramos la tienda entrar con más energía, con imagen y líneas nuevas que promocionamos sobre todo para adolescentes y adultos”.

— ¿Continúan aceptando pedidos personalizados?

“Juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”
César Alain González Herrera, asesor de la presidencia de Gabi & Sofi.

—Nunca vamos a abandonar los pedidos personalizados porque hay muchas familias con hijos e hijas con necesidades especiales que nos solicitan determinados elementos, no solo juguetes, para que desarrollen habilidades. Sin ser absoluto, estos artículos, casi en su totalidad, los hemos donado, pero igualmente hemos producido para este público y se ha comercializado.

— ¿En qué monedas comercializan los juguetes?

—CUP y así nos vamos a mantener. Valoramos comercializar determinados productos de otras líneas, que no son juguetes, en moneda libremente convertible, a través de Cimex, pero los juguetes los vamos a mantener en moneda nacional.

— ¿Se expande el público meta?

—Trabajamos de dos años a 14, pero exploramos una línea llamada Volver a ser niño, pensada para escritorio y para los adultos mayores, productos que combatan el Alzheimer y otras enfermedades degenerativas.

“En la Universidad de Cienfuegos trabajamos con el centro de Neuro Point, para niños con necesidades especiales. Nos están evaluando, avalando y certificando los juguetes, lo cual les da un perfil pedagógico, además de corregir cualquier error que puedan tener desde el punto de vista educativo.

— ¿Cómo asumen la creciente competencia?

—Cuando iniciamos éramos los únicos que comercializábamos y producíamos juguetes infantiles. Actualmente, nuestro equipo de mercadotecnia ha hecho investigaciones que evidencian más de 100 emprendimientos o pequeños artesanos en la rama y esto nos alegra muchísimo.

“No lo vemos como una competencia, sino como una oportunidad, porque el público objetivo, que son los niños y niñas, tiene más acceso, hoy en día seguimos trabajando en un solo taller y no satisfacemos la demanda. Somos afortunados de saber que fuimos pioneros y que somos referentes para otros emprendimientos”.

“Juntos podemos hacer de Cuba un mejor país”
Ese remanente de madera que en otros casos se bota, lo convierten en objetos con un fin educativo, lúdico, dándole utilidad a la madera.

— ¿Con cuántos trabajadores cuentan?

—Cerca de 80 trabajadores. Éramos 100, pero nos hemos visto afectados por la migración. En los talleres tenemos carpinteros, diseñadores, creativos, animadores, pues también estamos desarrollando audiovisuales animados propios.

“Es común que hagamos lluvia de ideas, que los propios trabajadores propongan y preparen prototipos para ver la funcionalidad, evaluar en el comité de expertos y si se aprueba, comenzar a producir”.

— ¿Qué materias primas emplean?

—La madera remanente de la industria del tabaco. Contamos con la posibilidad de que ya está certificada y los colores y las pinturas que usamos también son naturales, para que no causen ningún daño en caso de llevarse a la boca. Intentamos acercarnos lo más posible al concepto de economía circular. Ese remanente que se botaba nosotros lo convertimos en objetos con un fin educativo, lúdico, dándole utilidad a la madera. Incluso en nuestra producción tratamos de aplicar esta filosofía, convirtiendo los restos en pequeñas figuritas; estamos haciendo juegos para aprovechar hasta el más mínimo desecho.

— ¿Cuáles son sus principales retos? —Como emprendimiento tenemos muchos desafíos, sobre todo cuando las empresas estatales también se están sintiendo la situación del país. Muchas empresas están llamadas a comercializar en MLC y si nosotros adquirimos las materias primas en esta moneda no tenemos cómo seguir vendiendo en moneda nacional, ese tema se nos está tornando muy difícil. Otro reto es la compra y mantenimiento de equipos. Nos hemos visto afectados por impagos, como le ha sucedido también a la empresa estatal socialista. No estamos ajenos a estas realidades y quizás nos lo sentimos un poquito más, pero somos mucho más esperanzadores, porque siempre nos costó trabajo y no va a ser ahora que nos vamos a rendir.


CRÉDITO

Fotos: Christian Suárez Castro

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos