0
Publicado el 7 Julio, 2016 por Jessica Castro Burunate en Galerías
 
 

La Habana, maravilla novia de medio mundo

De poética belleza es esta Habana.

De poética belleza sin importar el cielo que la cubra. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Por JESSICA CASTRO BURUNATE

La Habana volvió a ser noticia cuando en el castillo de San Salvador de la Punta se develó el monumento que atestigua su condición de Ciudad Maravilla. La distinción, entregada el pasado mes por la Fundación New 7 Wonders, respondió al criterio de millones de personas alrededor del mundo.

Con este reconocimiento, destacaba en el acto oficial el presidente de esa organización, Bernard Weber, la capital cubana “se ha convertido en parte de la memoria global, como una de las siete cosas que todo el mundo en el planeta puede y va a recordar”.

Hay quien solo ve despojos y añoranzas. Hay quien ve más y mejor. ¿Cómo logró trascender en la elección de tantos esta ciudad de casi cinco siglos, baches, ruidos y “estáticas milagrosas”?

Quizás al visitante le revele esa nostalgia de tiempos que en el tercer milenio parecen casi extintos y aquí convergen de forma única. O será esa sutileza con que se le insinúa la vida en sus calles –universos que presiente pero no puede palpar– antes de que, en la próxima esquina, la realidad le asalte.

Regresamos entonces, una y otra vez a La Habana, propios y ajenos, en busca de la vida que aquí palpita, a sus múltiples destinos de metrópoli que no termina de construirse. Escenario de lo real maravilloso, lo más singular de su esencia es que tiene un poco de casi todas las latitudes.

La Habana da un espacio a quien quiera construir en ella un recuerdo. Más allá de sus valores culturales, de la historia que atesora o de la acogida que brindan sus habitantes, es lo auténtico de la experiencia que ofrece lo que más atrapa a quien la descubre.

En palabras del historiador de la ciudad, Eusebio Leal, en el momento de entrega de la distinción: “[…] cuando se rasga el velo de esa aparente decadencia, aparece su esplendor en cualquier edificio, en cualquier sitio. Lo que hay que tener es ojos para ver la maravilla y un corazón que nunca desmaye”.

Junto a La Paz (Bolivia), Beirut (Líbano), Doha (Catar), Durban (Sudáfrica), Kuala Lumpur (Malasia) y Vigan (Filipinas), que integran el resto del grupo, la capital cubana representa esa diversidad del mundo moderno, que en tiempos de globalizada homogeneidad pareciera apagarse.


Jessica Castro Burunate

 
Jessica Castro Burunate