0
Publicado el 3 Octubre, 2016 por ACN en Galerías
 
 

¡Botes a tierra, pobladores al agua, para protegerse de huracán!

En los momentos de la evacuación, en el Cayo aún se respiraba un ambiente de normalidad, pero el paisaje ha cambiado, los pescadores han amarrado sus embarcaciones a postes y vigas en las calles que se extienden a la redonda en algo más de dos kilómetros de extensión
Desembarco en el muelle de Ciudad Mar, para la evacuación.

Habitantes de Cayo Granma, desembarcan en el muelle de Ciudad Mar, para evacuarse

Por GRETCHEN GÓMEZ GONZÁLEZ

Fotos: MIGUEL RUBIERA JÚSTIZ

La amenaza de huracán puede provocar las más insólitas acciones y en Cayo Granma, de la bahía santiaguera, como parte de las medidas para reducir el riesgo ante Matthew, los botes se suben a las calles y los pobladores cruzan las aguas para salvaguardar la vida.

Leonor Ruiz vive desde hace 71 años en ese pintoresco paraje de Santiago de Cuba, y siempre había permanecido durante los ciclones en la islita querida, al cuido de sus pertenencias.

Cuando peor se ha puesto la situación yo he subido para la Iglesia situada en lo más alto, a nueve metros sobre el nivel del mar, pero esta vez es diferente, asegura.

Después de los sustos con el huracán Sandy que azotó a la provincia hace casi cuatro años, y sabiendo por las informaciones y alertas de la Defensa Civil que se esperan olas de gran magnitud y altura, esta vez no me quedo, afirma mientras sonríe y aborda uno de los ómnibus.

Como residente de Cayo Granma, junto a muchos pobladores de La Socapa y Barrio Técnico, también del litoral santiaguero, ella fue ubicada en un preuniversitario de las cercanías de la ciudad que figura entre los 118 centros de evacuación previstos en el territorio.

En el Cayo aún se respira un ambiente de normalidad, pero el paisaje ha cambiado, los pescadores han amarrado sus embarcaciones a postes y vigas en las calles que se extienden a la redonda en algo más de dos kilómetros de extensión.

Los techos se han cubierto de bolsas de arena con el propósito que les hagan peso a las tejas y el zinc que los cubre, y todos los vecinos del lugar han buscado resguardo para sus pertenencias.

Bárbara Acosta, doctora y heroína de la comunidad tras cruzar a nado la bahía para salvar la vida de un paciente en la madrugada amarga en que pasó el huracán Sandy, dijo a la ANC sentirse orgullosa por la responsabilidad y disciplina con que se va trabajando y han actuado tanto pacientes como pobladores.

Tengo la tranquilidad de que las embarazadas a punto de parir están trasladándose a los hospitales y las que no a casas de familiares, y han puesto a salvo a los postrados, expresa la médico del Consultorio 44 del Consejo  Popular El Litoral.

Nos estamos preparando para enfrentar todo lo que pueda surgir y, aunque somos conscientes del riesgo al que estamos expuestos, hemos incorporado bien la experiencia acumulada tras el paso de “Sandy”.

Se estima que miles de santiagueros no esperen  al peligroso huracán Matthew en sus viviendas, un alto porcentaje lo hará en casas de familiares y vecinos y el resto en consultorios médicos, instalaciones estatales de la comunidad, obras ingenieras como túneles y albergues.

 


ACN

 
ACN