0
Publicado el 7 Octubre, 2016 por Redacción Digital en Galerías
 
 

Cuando el agua se fue de la tierra

La noche fue su cómplice: juntos transformaron el entorno geográfico del extremo Este de Cuba. Aunque se percibían los efectos, nadie pudo ver el daño hasta el amanecer

Guantánamo, tras el pado de MatthewPor REDACCIÓN DIGITAL

Fotos: ARMANDO E. CONTRERAS y JUAN P. CARRERAS

Matthew llegó con la impertinencia de quien prueba fuerza. Aquí y allá se prepararon para minimizar los efectos de una furia anunciada. Vientos, lluvia, azote, olas…, en fin, un huracán. La noche fue su cómplice: juntos transformaron el entorno geográfico del extremo este de Cuba. Aunque se percibían los efectos, nadie pudo ver el daño hasta el amanecer.

Entonces, los asombros, la angustia, la pérdida…, pero también la certeza de que todos estaban vivos, elemento más que suficiente para tener la seguridad de que con la ayuda institucional es posible comenzar de nuevo.

Veamos gráficamente qué ocurrió en Imías, Maisí, San Antonio del Sur, y qué sucede con los trabajos de recuperación.

IMÍAS


SAN ANTONIO DEL SUR


MAISÍ


TRABAJOS DE RECUPERACIÓN

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital