0
Publicado el 14 Febrero, 2017 por Jorge Luis Sánchez Rivera en Galerías
 
 

Amor a Fidel, entre libros

Por Jorge Luis Sánchez Rivera

La edición 26 de la Feria Internacional del Libro, en su inicial etapa habanera, como cada una de las anteriores, muestra particularidades que la diferencian de otros eventos similares en el mundo. La más notoria de este año, a juicio de este fotorreportero,  es la presencia de múltiples publicaciones sobre la vida, el pensamiento y la obra del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, tanto dentro de Cuba, como también acerca del solidario aporte a otros pueblos hermanos del llamado Tercer Mundo, y a sus procesos de liberación. Asimismo, se pueden encontrar en la Feria publicaciones que relatan experiencias de personas que compartieron con el Comandante en Jefe de la Revolución cubana diferentes momentos de su larga vida, con miles de preciosas anécdotas contadas con amor.

Sin embargo, aquello que tal vez llame más la atención a visitantes cubanos y foráneos, es la evidencia de que la figura del extraodinario líder revolucionarios trasciende generaciones.  Es de suponer que aquellos compatriotas que tuvieron el privilegio de convivir por más tiempo durante su conducción del país, busquen literatura que les alimente las nostalgias, quizás como otro modo de mantener vivo su legado, como una forma de que Fidel siga siempre entre nosotros.  No obstante, en cualquier caminata por la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, es posible observar a personas de todas las edades, incluso mucho niños que aún no habían nacido hace una década en el momento en que Fidel dejó su cargo al frente de la nación, y que fácilmente se les nota atraídos y curiosos por conocer, a su manera, la inmensidad de un hombre único y la continuidad de aquella gesta iniciada, o continuada con las armas en montañas y llanos y que entró victoriosa en la historia en 1959, en cada patriota, en cada revolucionario, aquello que hoy más que nunca se siente como entrañable “fidelidad”. Veamos algunas imágenes, que dan su propio testimonio.


Jorge Luis Sánchez Rivera

 
Jorge Luis Sánchez Rivera