0
Publicado el 14 Mayo, 2017 por Eduardo Leyva en Galerías
 
 

MADRE: ¡maravilla!

Tomando para sí una tradición instaurada en Virginia, Estados Unidos la primavera de 1907 -aunque había tenido antecedentes en Boston, en 1872-, en dos localidades cubanas: Santiago de las Vegas, en La Habana, y Puerto Padre, en la actual provincia de Las Tunas, se organizó, en mayo de 1920, por primera vez, un homenaje a las madres

MADRE: ¡maravilla!Por EDUARDO LEYVA BENÍTEZ

Un sentimiento protector nace en cada mujer apenas conoce que abriga en su vientre un nuevo ser. Entonces es capaz de superar con valentía los malestares de los primeros meses, los rigores del embarazo, la amenaza a su figura, y el trance del parto, por coronarse con la dicha infinita de ser madre.

En lo adelante, el día se torna corto para completar labores, y las noches desvelos. Hasta las más dormilonas, fiesteras, perezosas… abandonan esos placeres por buen tiempo, para subordinarse a la voluntad de una criatura que demanda su atención total y en lo adelante dependerá de sus cuidados.

Ver a hijas e hijos crecer, tanto que un día haya que mirar hacia arriba para encontrar su rostro, es satisfacción incalculable. Sus logros son el regalo supremo; y sus pesares, la pena mayor. Solo por cada minuto de entrega, ellas merecen homenaje diario, aunque solo un día del año se les reverencie oficialmente.

MADRE: ¡maravilla!La celebración del Día de la Madre surgió en la Grecia antigua, pero el origen actual de esa festividad se remonta al siglo XVII, en Inglaterra. Colonos británicos radicados en América conservaron esa tradición, pero la primera vez que se hizo pública en la región fue en Boston, Estados Unidos, en 1872, con una manifestación pacífica y ceremonia religiosa. Después la fecha cayó en el olvido, y se reinstauró en la primavera de 1907, en Virginia.

Siguiendo esta idea, en dos localidades cubanas: Santiago de las Vegas, en La Habana, y Puerto Padre, en la actual provincia de Las Tunas, en mayo de 1920 se organizó un homenaje a las madres. A propósito, el Ayuntamiento de La Habana acordó celebrar cada año el Día de las Madres el segundo domingo de mayo a partir de 1921, lo que se hizo realidad en numerosos lugares en 1922, y es una práctica hasta nuestros días en toda la Isla.

Hoy, con estas imágenes, BOHEMIA felicita a todas las madres cubanas y del mundo, por su dedicación incondicional.


Eduardo Leyva

 
Eduardo Leyva