0
Publicado el 25 Noviembre, 2017 por Pedro Antonio García en Galerías
 
 

A UN AÑO DE SU DESPEDIDA

Fidel en sus compañeros de lucha

Su imagen vive en el pueblo que nunca le falló y supo encender desde el 25 de noviembre de 2016 la idea: Yo soy Fidel. Por eso “el pueblo cubano vencerá”, frase dicha por él en su última aparición pública se mantiene como una luz.

L

o que fue, es y será el líder histórico de la Revolución para Cuba y el mundo rebasa los límites del símbolo, el mito, la leyenda. Tan difícil es reseñar su dimensión humana, de revolucionario, de estadista, que nos queda atenernos a sus enseñanzas y a su legado para aprehenderlos. Su imagen vive en el pueblo que nunca le falló y supo encender desde el 25 de noviembre de 2016 la idea: Yo soy Fidel. Por eso “el pueblo cubano vencerá”, frase dicha por él en su última aparición pública se mantiene como una luz.

Así también lo que afirmó en una entrevista concedida a Ignacio Ramonet (Cien horas con Fidel), que sus seguidores más cercanos, los imprescindibles, nunca lo habían traicionado.

Así quiere recordarlo BOHEMIA, con testimonios de algunos de sus compañeros de lucha.

“La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede, que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de ven-cer, hace una evaluación correcta de cada situación y no renuncia a sus justos y nobles principios”. (Raúl Castro, Palabras en el acto por el aniversario 41 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Ma-nuel de Céspedes, 1994)

“La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede, que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de ven-cer, hace una evaluación correcta de cada situación y no renuncia a sus justos y nobles principios”. (Raúl Castro, Palabras en el acto por el aniversario 41 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, 1994)

“Esa fuerza telúrica llamada Fidel Castro Ruz, nombre que en pocos años ha alcanzado proyecciones históri-cas. El futuro colocará en su lugar exacto a nuestro Primer Ministro, pero a nosotros se nos antojan com-parables con los de las más altas figuras históricas de toda Latinoamérica”. (Che, tomado de revista Verde Olivo, 9 de abril de 1961).

“Esa fuerza telúrica llamada Fidel Castro Ruz, nombre que en pocos años ha alcanzado proyecciones históricas. El futuro colocará en su lugar exacto a nuestro Primer Ministro, pero a nosotros se nos antojan com-parables con los de las más altas figuras históricas de toda Latinoamérica”. (Che, tomado de revista Verde Olivo, 9 de abril de 1961).

"En mi poder el ascenso a Comandante del Ejército Re-volucionario 26 de Julio […] Gracias por darme la oportunidad de servir más a esta dignísima causa, por la cual siempre estaré dispuesto a dar la vida. Gracias por darme la oportunidad de ser más útil a nuestra sufrida Patria. Más fácil me será dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza. Siempre fiel a sus ór-denes”, (Camilo Cienfuegos, carta a Fidel, 1957).

“En mi poder el ascenso a Comandante del Ejército Re-volucionario 26 de Julio […] Gracias por darme la oportunidad de servir más a esta dignísima causa, por la cual siempre estaré dispuesto a dar la vida. Gracias por darme la oportunidad de ser más útil a nuestra sufrida Patria. Más fácil me será dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza. Siempre fiel a sus órdenes”, (Camilo Cienfuegos, carta a Fidel, 1957).

“Es pauta moral, arraigo a la historia, prolongación de los principios ancestrales de nuestra soberanía e inde-pendencia. Es previsión para salvaguardar el provenir de la Patria y deja una huella indeleble dentro de la Revolución Cubana y para el mundo. La grandeza de su obra le reserva su permanencia en la historia (Juan Almeida, tomado de Cubadebate)

“Es pauta moral, arraigo a la historia, prolongación de los principios ancestrales de nuestra soberanía e independencia. Es previsión para salvaguardar el provenir de la Patria y deja una huella indeleble dentro de la Revolución Cubana y para el mundo. La grandeza de su obra le reserva su permanencia en la historia (Juan Almeida, tomado de Cubadebate)

“Hoy Fidel se multiplica en Latinoamérica y el Caribe, en todos los pueblos explotados, en cualquier hombre o mujer de cualquier parte del mundo que tenga aspi-raciones de justicia para la humanidad. Fidel, en pocas palabras, es la verdad de nuestra época. Sin chovinis-mo, es el más grande estadista mundial del siglo pa-sado y de este; es el más extraordinario y universal de los patriotas cubanos de todos los tiempos”. (Ramiro Valdés. Entrevista con Luis Báez, 2006)

“Hoy Fidel se multiplica en Latinoamérica y el Caribe, en todos los pueblos explotados, en cualquier hombre o mujer de cualquier parte del mundo que tenga aspiraciones de justicia para la humanidad. Fidel, en pocas palabras, es la verdad de nuestra época. Sin chovinismo, es el más grande estadista mundial del siglo pasado y de este; es el más extraordinario y universal de los patriotas cubanos de todos los tiempos”. (Ramiro Valdés. Entrevista con Luis Báez, 2006)

“Nunca antes (de aquel primer contacto entre ambos en diciembre de 1956) había escuchado un pensa-miento político y militar tan claro. Fidel posee una pe-netrante sicología y un poder de convencimiento ex-traordinario. Por primera vez en mi vida había soste-nido una conversación tan profunda y esclarecedora sobre nuestra situación en el campo, y cuál sería el futuro del campesinado cubano”. (Guillermo García, tomado del diario Granma, 2014)

“Nunca antes (de aquel primer contacto entre ambos en diciembre de 1956) había escuchado un pensa-miento político y militar tan claro. Fidel posee una penetrante sicología y un poder de convencimiento extraordinario. Por primera vez en mi vida había sostenido una conversación tan profunda y esclarecedora sobre nuestra situación en el campo, y cuál sería el futuro del campesinado cubano”. (Guillermo García, tomado del diario Granma, 2014)

La gente que conocía a Fidel de antes, se da cuenta de verdad de lo que es Fidel. El que ve la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, las Milicias armadas, que Fidel ha-bló de ello a principios de la Sierra, cuando no se tenía ni qué comer... La educación al pueblo, prepararlo, porque aquí nosotros tendremos que seguir armándo-nos... Y yo pensaba: Armarnos, ¿para qué?, si una vez que ganemos no lo necesitaremos… Sí, ¡Fidel lo veía todo tan cerca! Todo lo veía”. (Celia Sánchez, toma-do del libro Los doce, 1967)

La gente que conocía a Fidel de antes, se da cuenta de verdad de lo que es Fidel. El que ve la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos, las Milicias armadas, que Fidel habló de ello a principios de la Sierra, cuando no se tenía ni qué comer… La educación al pueblo, prepararlo, porque aquí nosotros tendremos que seguir armándonos… Y yo pensaba: Armarnos, ¿para qué?, si una vez que ganemos no lo necesitaremos… Sí, ¡Fidel lo veía todo tan cerca! Todo lo veía”. (Celia Sánchez, tomado del libro Los doce, 1967)

“Siempre he sentido lo que siente Fidel, esa confianza en la mujer, esa confianza en la tenacidad, un Fidel que ha sido siempre abanderado y admirador de la obra revolucionaria de la mujer. ¿Qué más podemos pedir?, pues trabajar duro para seguir adelante.” (Vil-ma Espín, testimonio recogido por el Memorial que lleva su nombre en Santiago de Cuba)

“Siempre he sentido lo que siente Fidel, esa confianza en la mujer, esa confianza en la tenacidad, un Fidel que ha sido siempre abanderado y admirador de la obra revolucionaria de la mujer. ¿Qué más podemos pedir?, pues trabajar duro para seguir adelante.” (Vilma Espín, testimonio recogido por el Memorial que lleva su nombre en Santiago de Cuba)

“Mi vida está dividida en dos etapas fundamentales: antes y después de conocer a Fidel Castro. Esto ocu-rrió primero por referencias y más tarde personal-mente, acrecentándose en la medida en que yo podía constatar sus cualidades personales, extraordinaria inteligencia, firme voluntad para enfrentar con sabi-duría las situaciones más complejas, y la gran nobleza y solidaridad de Fidel con sus compañeros de luchas e ideales que no era más que otra forma de expresión de su infinito amor por la Patria”. (Armando Hart, Homenaje a Fidel en Cubadebate)

“Mi vida está dividida en dos etapas fundamentales: antes y después de conocer a Fidel Castro. Esto ocurrió primero por referencias y más tarde personalmente, acrecentándose en la medida en que yo podía constatar sus cualidades personales, extraordinaria inteligencia, firme voluntad para enfrentar con sabiduría las situaciones más complejas, y la gran nobleza y solidaridad de Fidel con sus compañeros de luchas e ideales que no era más que otra forma de expresión de su infinito amor por la Patria”. (Armando Hart, Homenaje a Fidel en Cubadebate)

“… cada vez que lo veo me emociono, tal como reac-cionamos ante aquella persona que vemos por primera vez. Y eso me ocurre siempre, aún después de tantos años y de que nunca he estado demasiado tiempo sin verlo… Bueno, es tan emocionante saber que lo tene-mos, y que es de nosotros.”. (Haydée Santamaría, tomado del libro Absuelto por la historia, de Luis Báez)

“… cada vez que lo veo me emociono, tal como reaccionamos ante aquella persona que vemos por primera vez. Y eso me ocurre siempre, aún después de tantos años y de que nunca he estado demasiado tiempo sin verlo… Bueno, es tan emocionante saber que lo tenemos, y que es de nosotros.”. (Haydée Santamaría, tomado del libro Absuelto por la historia, de Luis Báez)

“Rápido nos percatamos de que era el único que podía hacer una revolución verdadera en Cuba. Respetába-mos su acción, su voz y su palabra. Fidel no tenía que pedirnos disciplina, de él emanaba una fuerza interna que nos obligaba a ser disciplinado, receptivos, a cumplir con eficiencia cada misión”. (Melba Hernán-dez. Tomado del libro Mujer de todos los tiem-pos, de Margarita Ilisñastegui y Gladys Rosa Ál-varez)

“Rápido nos percatamos de que era el único que podía hacer una revolución verdadera en Cuba. Respetábamos su acción, su voz y su palabra. Fidel no tenía que pedirnos disciplina, de él emanaba una fuerza interna que nos obligaba a ser disciplinado, receptivos, a cumplir con eficiencia cada misión”. (Melba Hernández. Tomado del libro Mujer de todos los tiempos, de Margarita Ilisñastegui y Gladys Rosa Ál-varez)

“Esta (el asalto al Moncada) es una primera lucha y Fi-del continuará otras luchas. Y tú no te das cuenta que Fidel va a vivir, que Fidel sí no puede morir, que Fidel se bate en retirada en estos momentos para las lo-mas… El que tiene que vivir es Fidel”. (Abel Santama-ría, testimonio de su hermana Haydée recogido por la periodista Marta Rojas)

“Esta (el asalto al Moncada) es una primera lucha y Fidel continuará otras luchas. Y tú no te das cuenta que Fidel va a vivir, que Fidel sí no puede morir, que Fidel se bate en retirada en estos momentos para las lomas… El que tiene que vivir es Fidel”. (Abel Santamaría, testimonio de su hermana Haydée recogido por la periodista Marta Rojas)

Fidel Castro, símbolo altísimo de esta nueva jornada de redención patria (Juan Manuel Márquez, discur-so en Palm Garden, Nueva York, octubre de 1955)

Fidel Castro, símbolo altísimo de esta nueva jornada de redención patria (Juan Manuel Márquez, discurso en Palm Garden, Nueva York, octubre de 1955)

“He podido comprobar todo cuanto me habías dicho sobre las magníficas cualidades de organizador, el va-lor y la capacidad de F(idel). Nos hemos entendido muy bien… Mientras exista el grupo de Fidel (en la Sierra Maestra) habrá esperanzas de revolución, si ese grupo desaparece no sabemos cuándo la habrá”. (Frank País, testimonios de María Antonia Figue-roa y Julio Camacho Aguilera)

“He podido comprobar todo cuanto me habías dicho sobre las magníficas cualidades de organizador, el valor y la capacidad de F(idel). Nos hemos entendido muy bien… Mientras exista el grupo de Fidel (en la Sierra Maestra) habrá esperanzas de revolución, si ese grupo desaparece no sabemos cuándo la habrá”. (Frank País, testimonios de María Antonia Figueroa y Julio Camacho Aguilera)

“Invocando (la) hospitalidad (del) pueblo mexicano y en nombre (del) estudiantado cubano, solicito de usted no autorice (la) deportación (de) Fidel Castro, comba-tiente (de la) libertad patria”. (José Antonio Echeve-rría. Telegrama enviado al Presidente de México cuando la encarcelación de los futuros expedi-cionarios del Granma en junio de 1956)

“Invocando (la) hospitalidad (del) pueblo mexicano y en nombre (del) estudiantado cubano, solicito de usted no autorice (la) deportación (de) Fidel Castro, combatiente (de la) libertad patria”. (José Antonio Echeve-rría. Telegrama enviado al Presidente de México cuando la encarcelación de los futuros expedicionarios del Granma en junio de 1956)

Fidel sigue presente

Fidel sigue presente

 


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García