0
Publicado el 5 Agosto, 2018 por Irene Izquierdo en Galerías
 
 

El Proyecto de Constitución, aquí y allá… ¡en toda la Isla!

A usted, a mí, a los familiares, compañeros y amigos: a millones de cubanos, nos corresponde, entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre participar en la consulta popular, con el fin de hacer las observaciones, acotaciones o comentarios pertinentes, a tono con la trascendencia de la Ley de leyes

Proyecto de Constitución de la República de Cuba: ¡Nuestra vida!

Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: ARELYS MARÍA, ABEL, OSVALDO, MIGUEL, RODOLFO y RAFAEL (Todos de la ACN)

Desde que en 1961 Cuba fue declarada Territorio libre de analfabetismo, aquí hay todo tipo de lectores; unos más, otros menos; muchos prefieren la prosa, otros, la poesía, y la mayor parte, el periódico, que muchas veces se agota en los estanquillos, por la alta demanda. Es decir, tenemos lectores de los más diversos tipos. Y no se puede negar la existencia de quienes únicamente leen los mensajes por SMS y otras vías digitales.

Hoy suman millones los que coinciden en la búsqueda de un mismo documento: El Proyecto de Constitución de la República de Cuba, para -más que leerlo-, estudiarlo, conscientes de su importancia para el presente inmediato y el futuro de la nación.

A usted, a mí, a los familiares, compañeros y amigos: a millones de cubanos, nos corresponde, entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre participar en la consulta popular, con el fin de hacer las observaciones, acotaciones o comentarios pertinentes, a tono con la trascendencia de la Ley de leyes.

Para garantizar el documento, se ha trabajado fuerte, no solo ahora cuando se distribuye para que todos tengan acceso a su lectura, sino desde que fue concebido, pensando en Cuba. Miles de horas de análisis e ideas están ahí, en cada letra o palabra de su contenido. Ahora corresponde a los obreros, estudiantes, campesinos, científicos, educadores, jubilados, amas de casa: al pueblo, opinar para enriquecerlo.

Una mirada atenta al Proyecto de la Ley de leyes.

“La gente lo busca, le interesa; por eso, cuando llega al estanquillo ‘vuela’. No sé cuándo voy a poder tenerlo”, comenta Beba, mi vecina jubilada. “Pero no soy yo sola hay muchas personas más que no lo han podido comprar. Dicen que en la imprenta Federico Engels, aquí en La Habana, imprimieron más de 700 mil ejemplares en tiempo record; creo que van a tener que hacer muchos más”.

La sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular transmitida en vivo el pasado 21 de julio activó el interés de la población, algo muy provechoso para el punto en que se encuentra hoy el proceso, sobre todo si nos ponemos a pensar que se nos está dando la posibilidad de decidir en aspectos relacionados con la legalidad en el país.

Porque cuando en una asamblea de barrio o de centro de trabajo, documento en mano, cada ciudadano tiene la potestad de adicionar, omitir o sugerir acerca del contenido de la propuesta –y de conocer que cada opinión se tendrá en cuenta, aunque al final no lo modifique, pues de una u otra forma lo planteado está en el cuerpo de ese texto-, sabe que al aprobarlo definitivamente su voz ha estado ahí, como evidencia de un revelador ejercicio de democracia participativa.

El PROYECTO DE CONSTITUCION Y EL PUEBLO

 

Cuando mira solo el contenido se olvida de la forma. Aquí, los diseñadores del Proyecto.

Analizar las primeras pruebas garantiza la calidad.

Acabadito de tirar. Se concreta el empeño.

Rumbo a las provincias, desde la imprenta Federico Engels.

Destacados los trabajadores de Correos de Cuba.

¡Deme dos, por favor!

Martí, fuente de las ideas.

En el parque, tranquilo, una primera mirada.

Debemos estudiarlo para después opinar.

Cada uno tiene el suyo. ¡Ahora, a estudiarlo!

No puedo esperar la llegada a casa para ojearlo. ¡Aquí mismo!


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo