0
Publicado el 26 Abril, 2019 por Jorge Luis Sánchez Rivera en Galerías
 
 

Viajar en el tiempo

Cuba no solo se conoce en el mundo por sus playas y la cordialidad de sus habitantes. Nuestra querida Isla es un país lleno de historia, y una parte de ella rueda por sus calles

Viaje-en-el-tiempo Texto y Fotos JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

La historia de los automóviles en Cuba tiene más de 100 años.  Se tiene noticias de que fue en 1898 cuando llega el primer auto, un Parisienne francés ruidoso que caminaba usando bencina y alcanzaba la velocidad de 10 Km/h.

Tiempo después irrumpe en las calles de La Habana un nuevo vehículo: el Rochet –Scheneider venido desde Lyon. Este poseía 8 caballos de fuerza y alcanzaba la gran velocidad (para su época) de 30 Km/h. Otro auto Parisienne ingresaría al país un poco más tarde, este con la forma de un pequeño camión cerrado, que fue utilizado para la distribución de cigarros.

Y así comienzan a llegar diferentes modelos, entre ellos los Ford, Chevrolet y otros que han sobrevivido hasta nuestros días. Son joyas a pesar de sus años, orgullo de los propietarios y objeto de admiración para  cubanos y extranjeros, quienes se asombran a verlos todavía funcionando. Es muy fácil encontrar automóviles con 50, 60 y hasta 100 años rodando por nuestras avenidas y calles para el deleite de todos”.

Pues ya sabe: Cuba no solo se conoce en el mundo por sus playas y la cordialidad de sus habitantes. Nuestra querida Isla es un país lleno de historia, y una parte de ella rueda por sus calles.


Jorge Luis Sánchez Rivera

 
Jorge Luis Sánchez Rivera