0
Publicado el 14 Junio, 2020 por Pastor Batista en Galerías
 
 

Che nuestro, de cada día

Quienes lo llevamos dentro y exteriorizamos con él preocupaciones, dudas, ideas por aterrizar… solemos cargar la mano cada 14 de junio (día en que la luz lo vio a él, y no al revés), o cada 8 de octubre: cuando la oscuridad creyó envolverlo, sin sospechar que desde entonces sí que lo convertiría en más, y eterna, luz
Che nuestro, de cada día.

Aprendimos a quererte.

Fotorreportaje de PASTOR BATISTA VALDÉS

Ese hombre, tan argentino como cubano, latinoamericano y universal, no vino al mundo por un día, ni para ser recordado o evocado en una fecha cerrada y específica.

Quienes lo llevamos dentro y exteriorizamos con él preocupaciones, dudas, ideas por aterrizar… solemos cargar la mano cada 14 de junio (día en que la luz lo vio a él, y no al revés), o cada 8 de octubre: cuando la oscuridad creyó envolverlo, sin sospechar que desde entonces sí que lo convertiría en más, y eterna, luz.

De sus dimensiones (humana, política, económica, científica, familiar…) no me someteré a hablar. Tanto se ha dicho y tanto falta todavía para apenas aproximársele…

Lo mismo le sucede a mi lente, todo el año, al encontrar su boina y su sonrisa en mil maneras humanas y divinas… sencillamente en todas partes.


Pastor Batista

 
Pastor Batista