0
Publicado el 19 Julio, 2020 por Irene Izquierdo en Galerías
 
 

¡Andan como la primavera!

Después de tanto tiempo de aislamiento social, cumplido disciplinadamente, con la ayuda de los padres, muchos salen hoy de paseo –especialmente en las mañanas para evadir la lluvia vespertina- y reciben el agasajo de sus más allegados, tanto de familiares, como de amigos
 Andan como la primavera.

Juntos, en familia, este día especial.

Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

No importa que la celebración del Día de los Niños no sea tan grande como durante muchos años. Las conglomeraciones de personas no son saludables cuando el coronavirus SARS-CoV-2 acecha con una enorme transmisibilidad, de mucho peligro para los seres humanos.

Si algo resulta meritorio festejar es que de los 277 niños que han resultado positivos al coronavirus SARS-CoV-2,  268 –el 96,7 por ciento-  están de alta, y el resto presenta una evolución satisfactoria. Son datos que hablan de la esmerada atención a los pacientes pediátricos con la enfermedad, y en general, del alto valor humano y científico de los tratamientos.

¿Qué no debe faltar en las actividades territoriales previstas? El estricto cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias establecidas para terminar de cerrar el cerco a un mal que ha contagiado a 2 mil 445 cubanos y causado la muerte a 87, todos adultos.

Después de tanto tiempo de aislamiento social, cumplido disciplinadamente, con la ayuda de los padres, muchos salen hoy de paseo –especialmente en las mañanas para evadir la lluvia vespertina- y reciben el agasajo de sus más allegados, lo mismo de casa, que  de vecinos.

 Andan como la primavera.

Poco a poco se revitaliza el trencito alegre.

Y no hay que decirles el motivo, porque como dijera la escritora y consejera familiar estadounidense, Dorothy Law Nolte: “Si los niños viven con reconocimiento, aprenden que es bueno tener una meta”. Y cuando están rodeados de gestos solidarios, “aprenden a ser generosos”.

No importa que hoy no haya grandes festejos con dulces, caramelos, rifas o competencias, si la jornada va a tener diversión, pues pese a la ausencia de abrazos,  besos y a las preocupaciones que causa la COVID-19, todos andan como la primavera, porque aquí ellos son el mayor tesoro, y su Día no podía pasar por alto, aunque el sello distintivo de este domingo sea la austeridad.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo