0
Publicado el 9 Septiembre, 2020 por Anaray Lorenzo en Galerías
 
 

Mundos diminutos de Péter Csákvári

Una atractiva propuesta enlaza varios saberes con gran creatividad y anima a la reflexión en estos tiempos de pandemia en los que las limitaciones no han hecho otra cosa que engrandecer la imaginación

Péter Csákvári,mundos dominutos, su muestra.Por ANARAY LORENZO

Una interesante propuesta fotográfica que demuestra cómo de ilimitada puede ser la imaginación es la del periodista, fotógrafo y chef húngaro Péter Csákvári, quien demoró 3 años en concluir este proyecto titulado: “Tiny Wasteland”.

Con una serie de imágenes cuidadosamente planeadas pretendió crear mundos microscópicos. Según afirma, hizo alrededor de 100 fotografías utilizando elementos de la vida cotidiana y destacan las concebidas con bebidas y comidas.

Y es que precisamente Csákvári se dedica a la fotografía gastronómica, que para nada es sencilla y requiere de mucha creatividad.

En una entrevista, el fotógrafo explicó que la idea se le había ocurrido mientras él vivía en Herm, una pequeña isla en el Canal de la Mancha, donde el mal tiempo lo obligaba a quedarse en casa. Un espíritu infantil se apropió de él cuando comenzó a observar las pequeñas figurillas y a jugar con ellas. Luego vino el destello creativo de emparentar su juego con la fotografía y decidió presentar así diversos temas, desde los más divertidos hasta los más oscuros e inquietantes.

Este es un ejemplo de cómo una limitación puede conllevar a realizar excelentes proyectos.

Las fotografías de Csákvári, aunque no son propiamente del género gastronómico cumplen muy bien los requisitos que todo fotógrafo de comida debe seguir para lograr el éxito.

Poseen luz y dramatización, se juega con el ángulo, captura de forma adecuada el movimiento, poseen profundidad en los planos, no están excesivamente cargadas de elementos y el enfoque se realiza en cada una de ellas muy cerca del objetivo.


Anaray Lorenzo

 
Anaray Lorenzo