1
Publicado el 18 Enero, 2021 por Irene Izquierdo en Galerías
 
 

Empeño que no ceja

Este domingo, la opinión pública cubana recibió, no sin asombro, el parte que ofrece el Ministerio de Salud Pública: ¡650 nuevos positivos de la Covid-19! Con ello se elevan a 18 151 los pacientes confirmados en total. Supo también la noticia de otros cuatro fallecidos –ahora son 170-, cifras considerables, habida cuenta de los esfuerzos de las autoridades del país, el personal de Salud, los científicos y la mayoría del pueblo por frenar la pandemia
Compartir

Empeño que no ceja.Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Lo que se transmite por vía respiratoria tiene un alto grado de transmisibilidad, un alto grado de morbilidad y mortalidad, afirma el doctor Anthony Fauci, director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases y miembro del Coronavirus Task Force de los Estados Unidos.

Hace varios años, había sentenciado que, si una enfermedad de este tipo se propaga por el mundo, va a ser muy difícil de combatir. Tal sentencia se aprecia hoy con el rebrote y las mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la COVID-19, una enfermedad que, en el mundo, aún no se avizora su control.

Este domingo, la opinión pública cubana recibió, no sin asombro, el parte que ofrece el Ministerio de Salud Pública: ¡650 nuevos positivos de la Covid-19! Con ello se elevan a 18 151 los pacientes confirmados en total. Supo también la noticia de otros cuatro fallecidos –ahora son 170-, cifras considerables, habida cuenta de los esfuerzos de las autoridades del país, el personal de Salud, los científicos y la mayoría del pueblo por frenar la pandemia.

Empeño que no ceja.Un error es todo lo que se necesita para contagiarse: no portar el nasobuco en agrupaciones de personas -sobre todo por la gran cantidad de asintomáticos que andan entre nosotros-, no cumplir las medidas higiénico-sanitarias, y no cuidar el distanciamiento social, porque según los científicos, el trabajo de un virus es simple: hacerse inmortal, y en la medida que encuentre dónde reproducirse, también mutará y se perpetuará.

En los centros asistenciales están esos hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, que desde algún tiempo antes de aparecer el coronavirus SARS-CoV-2 en Cuba, ya estaban listos para brindar la atención adecuada a los potenciales pacientes, y se mantienen trabajando en intensas jornadas, por frenar la pandemia, en un empeño que no ceja. A ellos, este reconocimiento.

Compartir

Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo