0
Publicado el 24 Julio, 2021 por Irene Izquierdo en Deportes
 
 

Brillo de Tokío

Bajo estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios, los atletas van por sus medallas en la mejor porfía: quién corre más, quién va más alto; qué embarcación imprime más fuerza a las paletadas que la lleve presto a la meta…
Compartir
Brillo de Tokío.

Desfile de la delegación cubana, durante la fiesta inaugural de los Juegos Olímpicos Tokío-2021

Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: ROBERTO MOREJÓN

¡Al fin, Tokío echó a andar! Aunque retardó un año el despliegue de rivalidad deportiva, los estragos del SARS-CoV-2 no pudieron impedirla. Y pese a que los públicos mayoritarios solo podrán ser espectadores desde el aislamiento o la distancia, el programa resulta intenso.

Bajo estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios,  los atletas van por sus medallas en la mejor porfía: quién corre más, quién llega más alto; qué  embarcación imprime más fuerza a las paletadas que la lleve presto a la meta. Cuál el ojo más certero cuando el fusil o la pistola buscan el blanco en la diana; qué deportistas alzarán sus brazos en señal de victoria en el tatami, el colchón o el cuadrilátero, y qué gimnastas conjugarán mejor la fuerza y la gracia, para adueñarse de los escaños triunfadores…

Tokío, sui géneris como es en este desempeño olímpico, no contará con brillo de fanáticos enardecidos, dándoles vítores a los competidores de su preferencia, ni con el bullicio estremecedor de graderíos; tampoco con los aficionados de última hora, buscando una entrada para la competencia de su interés.

No obstante, la nación asiática tiene el brillo que ha ganado por concretar la realización de los Juegos Olímpicos en los difíciles tiempos de una pandemia a la que no escapa ninguno de los puntos cardinales del orbe.

Compartir

Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo