0
Publicado el 12 Julio, 2021 por Claudia Ramón Rodríguez en Galerías
 
 

¡Solidaridad sí, provocación no!

Contra intentos desestabilizadores, articulados por los enemigos de la Revolución Cubana, el pueblo sale a las calles en defensa de su soberanía.
Compartir

Por CLAUDIA RAMÓN RODRÍGUEZ
Fotos: YASSET LLERENA ALFONSO

El pueblo salió a defender su Revolución.

El pueblo salió a defender su Revolución.

La tarde del domingo 11 de julio fue distinta para toda la Isla. La habitual programación de entretenimiento de fin de semana se interrumpía con las palabras del presidente de la República convocando al patriotismo y la defensa de la patria y la Revolución.

Miles de personas en distintos puntos de la geografía nacional concurrieron al llamado. Y es que, en medio de la crisis económica y sanitaria que atraviesa el país, las acciones por derrocar el sistema político y recoger por fin la “fruta madura”, sigue siendo el objetivo del gobierno norteño.

Las redes sociales y las televisoras del odio que se cuelan por ilegales antenas, fueron nuevamente el escenario para el engaño y la manipulación. Ahora los incitadores del rencor hacia Cuba, los que piden que arrecie el bloqueo, hablan de intervención humanitaria y corredor humanitario. Iguales pretextos han llevado guerra, masacres y caos a otras naciones.

Cantos, consignas y el Himno Nacional acompañaron las manifestaciones patrióticas.

Cantos, consignas y el Himno Nacional acompañaron las manifestaciones patrióticas.

Así han creado un supuesto estado de opinión con el cual pretenden generalizar el descontento nacional, ante la escasez y dificultades materiales a las que hemos sido sometidos los cubanos por la política genocida y extraterritorial de Washington. Para generar su show mediático un grupo de personas se situó en diversos lugares del país, difamó al gobierno cubano, sus instituciones, sus líderes y hasta dio rienda suelta al vandalismo en comercios y lugares públicos.

Revolucionarios a las calles

Hilda Valdés, desde el mediodía, se unió al grupo de los que salieron en defensa de la soberanía nacional y a frenar las acciones desestabilizadoras. “La intervención humanitaria que la sigan pidiendo, nosotros estamos aquí defendiendo lo nuestro. El bloqueo es lo que nos tiene en esta situación de crisis”, comentó a BOHEMIA la maestra de Centro Habana.

“Estamos los revolucionarios, los patriotas, los martianos, los fidelistas. Querían tomar nuestras calles y nuestros monumentos, y eso no lo vamos a permitir, eso significa la sangre de nuestro pueblo”, sentencia Rigoberto Santiesteban, quien junto a otros compatriotas frenó los intentos de mancillar la estatua de José Martí y la bandera nacional frente al Palacio de la Revolución.

Fernando Fernández nos llama para decirnos que tiene un amuleto: un llavero con la palabra ¡Ordene! “A esto le doy un beso antes de salir al combate, mis consignas son: “Yo Soy Fidel” y “Patria o Muerte”, acota el profesor de Historia.

Dentro del grupo nos señalan que hay una mujer que expulsó a muchos de los alborotadores. Es Tamoa Cohen, quien siguiendo la convocatoria del presidente salió a defender sus principios, “ante cualquier tipo de agresión, porque la Revolución no la toca nadie, y menos gente que no tienen moral”.

Miles de personas en distintos puntos de La Habana acudieron al llamado del presidente de la República.

Miles de personas en distintos puntos de La Habana acudieron al llamado del presidente de la República.

Justo en frente, los jóvenes comunistas en su sede nacional, compuestos por una representación de sus miembros, están prestos para seguir combatiendo los intentos apátridas. Yosmel Duany, miembro del Buró Nacional de la UJC, precisa que “hace un tiempo el país ha sido víctima de una escalada de agresiones, sobre todo en el ámbito de las redes sociales, que han logrado manipular a muchas personas que, sin conocer las verdaderas intenciones, se han hecho eco de esas campañas”.

Cerca del Malecón habanero hay más revolucionarios, cubanos orgullosos de defender su Patria. Entre ellos están Arlin López, doctora, y su hija. “Vimos lo que se estaba movilizando en las redes sociales, y las actividades de estos grupúsculos en San Antonio de los Baños”, nos cuenta, “y después el discurso de nuestro presidente, y a la orden salimos a las calles”.

“Es el peor momento que pudieron escoger, aunque no nos sorprende porque del imperialismo no podemos esperar nada bueno. Como médico considero que es inhumano y mercenario que intenten ahora mismo estas acciones”, resalta.

El legado de Fidel estuvo presente todo el tiempo

El legado de Fidel estuvo presente todo el tiempo

Arlin, como otros cientos de cubanos, se movía hacia la populosa calle Carlos III. Desde allí otras provocaciones buscaban las miradas de quienes cobran por simular que en Cuba existe una situación de ingobernabilidad. Desde balcones, portales y aceras, mucho pueblo se suma al apoyo pedido por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, contrario a lo que venden los medios opuestos.

Daniel Torralbas es uno de tantos cubanos que siguió la orden dada. “Salimos sin pensarlo, vinimos aquí a enfrentar a los que quieren desestabilizar el país, que no creen en lo que estamos construyendo, y esto tenemos que defenderlo porque es la única opción que tenemos para poder desarrollarnos”, sentencia el joven trabajador.

“Desde afuera estaban esperando el momento oportuno, a que Cuba tuviera esta situación sanitaria y aquí, los que no concientizan y no se dan cuentan, se la sirven en bandeja a sus enemigos, sin ver todo lo que vamos a perder. Esto no será ni Canadá ni Europa, va a ser un Haití, un Colombia. No podemos dejar que la sangre derramada se pierda”, afirma Ana Rosa Montalvo, otra joven digna.

Esa multitud ciudadana unida tomó entonces las calles y de un sitio a otro hizo frente, junto a las fuerzas del orden, a las manifestaciones mercenarias que persiguen intereses anexionistas. Estos, no contentos con amenazar la tranquilidad y la seguridad del pueblo, también usaron la agresión física, provocando aún más y lastimando personas y agentes del orden.

Alfredo Vázquez: “Me dieron… pero sigo aquí”.

Alfredo Vázquez: “Me dieron… pero sigo aquí”.

Alfredo Vázquez, secretario de la Central de Trabajadores de Cuba en La Habana, cuenta cómo un objeto le impactó en la cabeza y fue necesario “cocerle” la herida. “Los que dicen Patria y Vida vienen a matar, ese no es el Patria y Vida que queremos. En el malecón al inicio nos movimos para allá y le salimos al paso, y sin saber de dónde ni de qué manera, me dieron con algo duro y empecé a soltar sangre, pero sigo aquí”.

Barrera de pueblo

La gran potencia imperialista sigue intentando apropiarse de la Isla. Contratan ahora lo más bajo de la sociedad: hampones y mercenarios, para que pongan su cara y marchen a la cabeza de la farsa.

El pueblo cubano conoce cuanto se ha entregado por esta libertad y, a cambio de ella, nuevamente habrá que darlo todo. Así lo dejaron claro los patriotas que se lanzaron a las calles para enfrentar a quienes, el peor día de la pandemia, quisieron cosechar miedo y muerte.

No son mayoría los delincuentes ni fue improvisado lo que aconteció hoy, Cuba sabe de qué se trata, a pesar de la guerra mediática que pretende disfrazar la realidad.

Nuestra patria es y seguirá siendo soberana e independiente, como el Apóstol la pensó y por lo que tantas vidas de sus mejores hijos ha costado. Ante cualquier intento de estropear la tranquilidad, paz y conquistas de la nación, ya la orden fue dada, chocarán con la barrera de pueblo.

“La intervención humanitaria que la sigan pidiendo, nosotros estamos aquí defendiendo lo nuestro. El bloqueo es lo que nos tiene en esta situación de crisis”, comentó a BOHEMIA la maestra de Centro Habana

“La intervención humanitaria que la sigan pidiendo, nosotros estamos aquí defendiendo lo nuestro. El bloqueo es lo que nos tiene en esta situación de crisis”, comentó a BOHEMIA la maestra de Centro Habana

 

 

 

 

 

Compartir

Claudia Ramón Rodríguez

 
Claudia Ramón Rodríguez