0
Publicado el 25 Septiembre, 2021 por Irene Izquierdo en Galerías
 
 

Días de inmunización para las edades pediátricas

Paulita se ve muy callada y sus párpados parecen alitas de mariposa, cada vez que llaman al próximo paciente; Erick, ansioso en aquella silla que le parece pequeña, no deja de mover los pies; Dayana no suelta la mano de su tía, mientras Marcos permanece con los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas entreabiertas, tratando de adivinar lo que ocurre, más allá de donde le está permitido ver, con el movimiento de las jeringuillas
Compartir
Días de inmunización para las edades pediátricas

Nunca está de más un poco de rapport.

Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Una gama de rostros, en los que solo quedan expuestos los ojos –el nasobuco protector lo cubre casi todo- se aprecian desde que nos acercamos al área que ocupa el vacunatorio. Puede ser en Playa, Centro Habana o San Miguel del Padrón, por tratarse de la vacunación masiva en pacientes de edades pediátricas entre dos y 18 años.

Una gama de rostros –digo-, porque sus ojos reflejan el estado anímico de los pequeños que van con sus padres a recibir el inmunógeno contra el SARS-CoV-2. Es solo un pinchacito, pero como toda inyección, provoca las más diversas reacciones.

Días de inmunización para las edades pediátricas

La mano de mamá siempre nos da seguridad

Por ejemplo, Paulita se ve muy callada y sus párpados parecen alitas de mariposa, cada vez que llaman al próximo paciente; Erick, ansioso en aquella silla que le parece pequeña, no deja de mover los pies; Dayana no suelta la mano de su mamá, mientras Marcos permanece con los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas entreabiertas, tratando de adivinar lo que ocurre con el movimiento de las jeringuillas, más allá de donde le está permitido ver.

El chico sabe que alguna de ellas terminará en su brazo en cualquier momento; mientras, hace gala de una valentía que provoca una sonrisa silenciosa y cómplice entre los que pueden permanecer en el lugar, sobre todo, cada vez que su abuela trata de tomarle la mano y él se niega.

Por la felicidad de estos niños, hasta la vida. Vacunación masiva, con inmunógenos propios. Es Cuba, un país de escasos recursos, pero con resultados de naciones ricas en el campo de las ciencias y las investigaciones; tanto, que ya ha producido el total de dosis que precisa inocular en 2021 a toda su población, en la que están incluidos, lógicamente, los de edades pediátricas.

Compartir

Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo