0
Publicado el 7 diciembre, 2016 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

Ortología, exergo y pláceme

Evitemos que se diga por nuestros canales, por ejemplo: “Impottante”, por importante; “notte”, por norte; “úttimo”, por último; “hacel”, por hacer; “sel”, por ser; “fomma”, por forma; así como otras lindezas que pueden ser copiadas por nuestros educandos

 

(Portal de la televisión cubana)

(Portal de la televisión cubana)

Por FERNANDO CARR PARÚAS

La voz ortología significa ‘arte de pronunciar correctamente y, en sentido más general, de hablar con propiedad’. En la actualidad, la gran mayoría de los locutores cubanos son muy buenos ortólogos, esto es, ‘personas versadas en ortología’: Pronuncian muy bien.  Sin embargo, muchas veces, personas diplomadas en alguna especialidad son invitadas a hablar en la televisión y no pronuncian bien.

Hay que recordar que de la televisión “recogen” todos los niños y jóvenes, y para evitar esto, se debe primero hacer una prueba a estas personas antes de televisar, y así evitaremos que se diga por nuestros canales, por ejemplo: “Impottante”, por importante; “notte”, por norte; “úttimo”, por último; “hacel”, por hacer; “sel”, por ser; “fomma”, por forma; así como otras lindezas que pueden ser copiadas por nuestros educandos.

Una nueva acepción –entre otras más– tiene el Diccionario de la Real Academia Española, Edición del Tricentenario, de 2014, y con ella ya estarán de pláceme aquellos que antes usaban en sus obras –ya poéticas o de narrativa o cualquiera otra literaria– una cita de otro autor para encabezarla. Pues sí, la voz exergo tenía, antes de esta nueva edición del Diccionario, una única acepción, que es de Numismática, y dice así: ‘Parte de una moneda o medalla donde cabe o se pone el nombre de la ceca u otra inscripción, debajo del tipo o figura’. Sin embargo, ahora hay otro significado más, y que expresa: ‘Cita con la que se encabeza un libro o documento escrito’.

Durante mucho tiempo se le estuvo señalando a quienes usaban tal definición que estaban errados. Entonces, al señalársele al que usaba la voz exergo con esa definición errónea se le recomendaba emplear la correcta, esto es, epígrafe, que significa, entre otras acepciones que no vienen al caso: ‘Cita o sentencia que suele ponerse a la cabeza de una obra científica o literaria o de cada uno de sus capítulos o divisiones de otra clase’. Así es que ahora existen dos nombres para el mismo caso, o sea, exergo y epígrafe. Pero ya se ve, esta es otra prueba más de que “el idioma lo hace el pueblo”, pues fue el pueblo quien le dio tal significación a la voz exergo, y la Academia –aunque se demora, como siempre sucede– registró ese significado en el léxico español.

Por su parte, debo exponer que el vocablo pláceme, significa ‘felicitación’ y la ‘acción y efecto de felicitar’ es felicitación. Entonces, felicitar quiere decir ‘manifestar a alguien la satisfacción que se experimenta con motivo de algún suceso fausto para él o ella’, verbo que también puede expresarse de manera pronominal, o sea, felicitarle.

Compartir en…Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest

Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas