1
Publicado el 7 febrero, 2017 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

El gag y “el mismo”, que es otra historia

Por FERNANDO CARR PARÚAS

La palabra gag es un préstamo del inglés; es una voz que está registrada en letra cursiva en el diccionario académico, y allí se nos ofrece su definición: ‘Efecto cómico rápido e inesperado de un filme o, por extensión, en otro tipo de espectáculo’. “Hubo un gag comiquísimo en esa obra”.

En una pequeña nota informativa aparecida en los primeros días de septiembre de este 2016, titulada “Volcán de hielo y agua”, veo que hay dos errores, dos gazapos. Se trata de una información sobre la montaña Ahuna Mons, de Ceres, que dice se trata de un criovolcán, esto es, un ‘volcán de hielo y agua’. Ahora voy a copiar la información (entre comillas angulares he puesto los dos gazapos): “El planeta enano Ceres es el objeto más grande del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter y la sonda Dawn fue enviada a recoger información sobre «el mismo». Los primeros datos indican que este mundo de «roca e hielo» cuenta con cráteres, terrenos agrietados y otro tipo de huellas de procesos geológicos, incluidos los criovolcanes, muy poco usuales en el sistema solar”.

El primero de estos gazapos es la forma “el mismo” –así como también son gazapos el uso de sus femeninos y plurales, esto es, “la misma”, “los mismos”, “las mismas”–. A pesar de la extensión de esta forma (o estas formas) en el lenguaje administrativo y periodístico como mero elemento anafórico, es decir, como elemento vacío de sentido cuya única función es recuperar otro elemento del discurso ya mencionado, en estos casos, siempre puede sustituirse mismo por otros vocablos más propiamente anafóricos, como son los demostrativos, los posesivos, o los pronombres personales. En este caso pudo haberse escrito: “[…] la sonda Dawn fue enviada a recoger información sobre este (el planeta Ceres)”; o de esta otra forma: “[…] la sonda Dawn fue enviada a recoger información acerca de este planeta”. También pudo haberse utilizado, en vez de este en solitario, él (que se circunscribe al planeta Ceres), Así: “[…] la sonda Dawn fue enviada a recoger información sobre él” o también “acerca de él”.

Veamos el segundo gazapo: La conjunción copulativa y toma la forma e ante palabras que empiezan por el sonido i (que también puede estar escrito con hache, hi). Así tenemos: “Necesito aguja e hilo”. “Eres único e irrepetible”. Sin embargo, existe la excepción si a continuación del sonido i (o que esté escrito con hache, hi) le sigue la vocal e, esto es, la sílaba hie, y en ese entonces se mantiene la y, en evitación de cacofonía. Por ejemplo: “La mesa es de madera y hierro”. Así que el escrito debió haber aparecido de la forma siguiente: “[…] este mundo de roca y hielo cuenta con […]”.


Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas