1
Publicado el 23 Marzo, 2017 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

De crotalista, belleza, gerifalte y peyorativo

Crotalista significa ‘persona que interpreta música o danza con el crótalo’. Al parecer, al sonido de la castañuela alguien le encontró semejanza con el ruido de la serpiente cascabel.

 

Sonia Amelio. (Foto: El Universal)

Por FERNANDO CARR PARÚAS

Dice un periódico en los comienzos de octubre de 2016: “La versátil artista mexicana Sonia Amelio, considerada la mejor crotalista del mundo, ofrecerá un concierto […]”. Y me pregunta Laura Sánchez, de Güines, qué significa la palabra crotalista, que no se encuentra incluida en su diccionario. Le advierto a ella que tampoco en el diccionario académico, pero aquí sí crótalo, que se origina de la voz latina crotâlum, y esta del griego krótalon. La voz es un sustantivo masculino y tiene tres acepciones principales. La primera de ellas nada tiene que ver con las siguientes, y es: ‘Serpiente cascabel’, esto es, ‘serpiente venenosa de América que tiene en el extremo de la cola unos anillos óseos, con los cuales hace cierto ruido particular al moverse’. Las otras dos son: ‘Instrumento musical de percusión usado antiguamente y semejante a la castañuela’, así como ‘castañuela’. Entonces, aunque no está incluido el vocablo crotalista en el Diccionario, está muy bien construido el adjetivo, y significa ‘persona que interpreta música o danza con el crótalo’. Al parecer, al sonido de la castañuela alguien le encontró semejanza con el ruido de la serpiente cascabel.

La belleza es ‘propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. Esta propiedad existe en la naturaleza y en las obras literarias y artísticas’. Acerca de estas obras dijo nuestro José Martí (l853-l895): “Jamás sin dolor profundo, produjo el hombre obras verdaderamente bellas”.

Casimiro Zernuda, joven de Las Tunas, me dice que leyó un texto donde se habla de “un gerifalte” y pide dos cosas: Que se le aclare si la palabra estaría bien escrita, pues piensa que pudiera ser “jerifalte”, y se le diga su significado, porque no lo conoce. Se trata de “un libro de historia antigua”, según me comenta en su carta. La voz gerifalte, y nunca “jerifalte”, amigo Zernuda, tiene un origen nórdico y posee distintos significados. Como sustantivo masculino es: ‘Halcón de gran tamaño del norte de Europa’, ‘especie de culebrina’, esto es, ‘pieza antigua de artillería’. También tiene una acepción que corresponde a la germanía española: ‘Hombre que roba o hurta’. Sin embargo existen dos acepciones sustantivas también, pero de uso masculino y femenino, que se emplean más en sentido irónico, y son estas: ‘Persona descollante en cualquier actividad’ y ‘Jefe, autoridad’. Y ¿por qué “se emplean más en sentido irónico”?, pues su empleo es mayormente así; y se les da un uso peyorativo. Por ejemplo, dicho de alguien que se cree ser lo mejor en un arte determinado, se le diría: “Es un gerifalte en el violín”. O a quien se cree ser la máxima autoridad de algo o de alguien, se diría: “No, no, no, si te lo dijo él, hazle caso que es el gerifalte de aquí”. ¡Ah!, y peyorativo es ‘dicho de una palabra o de un modo de expresión: Que indica una idea desfavorable’.


Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas