0
Publicado el 24 Mayo, 2017 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

Precocidad, aplicación y… oberturas

“El genio se compone del dos por ciento de talento y noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación”, dijo Beethoven

 

Por FERNANDO CARR PARÚAS

Ludwig van Beethoven a sus 13 años. El genio de la música es ejemplo de precocidad, aplicación, y autor de famosas oberturas. (Foto: Wikipedia)

Ludwig van Beethoven a sus 13 años. El genio de la música es ejemplo de precocidad, aplicación, y autor de famosas oberturas. (Foto: Wikipedia)

EL sustantivo femenino precocidad es la ‘calidad de precoz’. Por su parte, el adjetivo precoz tiene varias acepciones. Cuando se refiere a los frutos, significa: ‘Temprano, prematuro’. Si se trata de cualquier proceso, otra acepción es: ‘Que aparece antes de lo habitual’. Una tercera acepción se refiere a la persona, y dice: ‘Que en corta edad muestra cualidades morales o físicas que de ordinario son más tardías, y, por antonomasia, en lo referente al talento, agudeza, valor de ánimo u otra prenda estimable’.

LA voz obertura nada tiene que ver con “apertura”; no es lo que piensa usted, amigo mío. Se trata de una palabra que tiene su origen en el francés ouverture: Su significado es ‘pieza de música instrumental con que se da principio a una ópera, oratorio u otra composición lírica’.

ENTRE las definiciones de aplicación, tenemos esta: ‘Afición y asiduidad con que se hace algo, especialmente el estudio’. Ludwig van Beethoven (1770-1827), el compositor alemán, uno de los maestros más importantes de la música de todos los tiempos, quien desde temprana edad manifestó su talento excepcional, en cierto momento dijo: “El genio se compone del dos por ciento de talento y noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación”.


Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas