0
Publicado el 17 Agosto, 2017 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

Nombres diferentes

Últimamente, se está haciendo otro tipo de churro, este más grueso y relleno de chocolate o crema pastelera, y se le denomina porra. También adquiere la forma de lazo, y es mucho más crujiente, y se le llama churro madrileño

 

Churros on chocolate, de Madrid.

(Foto: De Madrid al cielo… Galería de churros)

Por FERNANDO CARR PARÚAS

CAMINABA por La Habana con mis amigos sevillanos Rafael Velázquez y su esposa Mercedes Rosauro, y hablábamos de los diferentes nombres que tienen distintas cosas no solo en uno y otro país, sino hasta en equis regiones de una misma nación. Por ejemplo, la voz chivirico es propia de Cuba y significa: ‘Tira delgada de masa de pastel, frita y espolvoreada con azúcar’. Pues bien, en España se le llama sopaipa, y el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) dice que es: ‘Masa que, bien batida, frita y enmelada, forma una especie de hojuela gruesa’. Y en Argentina, Bolivia y Chile se le llama sopaipilla. Por su parte, enmelada, forma del verbo enmelar, significa ‘untar con miel’ y ‘endulzar, hacer suave y agradable algo’.

El churro es una ‘fruta de sartén de la misma masa que se emplea para los buñuelos y de forma cilíndrica y estriada’. En el español general, fruta de sartén quiere decir ‘pasta de harina, a la que se le añaden huevos y azúcar o sal, hecha en diferentes formas, y frita después en manteca o aceite’. Y estriado, estriada, es ‘que tiene estrías’. Por su parte, estría significa ‘cada una de las rayas en hueco que suelen tener algunos cuerpos’. Sin embargo, los buñuelos, en España, se hacen de harina, y aquí en Cuba, de yuca.

En Madrid, al churro antes se le decía más churro verbenero, pues solo los vendían en las verbenas, pero en la región española de Andalucía se le llama calentito. Más tarde, me puse en contacto con otros amigos de diferentes regiones de la Península y recabé su ayuda. Según me informa mi amiga Julia de Venegas, también se le nombra calentito, en Huelva, aunque antes se le decía masa frita. Mi hija Aidanet, cuando fue a Córdoba, escuchó que allí le denominan jeringo. Carlos Quilbir, de Jaén, me dice que allí recibe el nombre de tallo; y Carmela Wermer, en Cádiz, y José María Urbina, en Málaga, me expresan que en ambos lugares se le nombra tejeringo.

Últimamente, se está haciendo otro tipo de churro, este más grueso y relleno de chocolate o crema pastelera, y se le denomina porra. También adquiere la forma de lazo, y es mucho más crujiente, y se le llama churro madrileño.

Los palitroques, que todos seguramente hemos comido en Cuba, tienen un nombre cubano, pues la palabra palitroque, en España, significa ‘banderilla’, esto es, ‘el palo que se clava en los toros en una corrida, antes de la estocada final’. En España se le llama colín a esa ‘barra de pan pequeña, larga y muy delgada’; sin embargo, no en toda la Península, pues en Andalucía se le nombra pico —según me confiaron los Velázquez—, y en Canarias, me informa por correo mi amigo Salvador Sánchez, Borito, se le dice tentempié.


Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas